Compartir

Julio Pérez de León

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador costará más caro que su antecesor, al menos en gastos de oficina, servicios de transporte, alimentación, viáticos, pensiones y jubilaciones.

Los gastos de operación, que permiten el funcionamiento de cada oficina gubernamental, subirán 26 mil 358.1 millones de pesos (3.6 por ciento). De mantenerse sin cambios el Proyecto de Egresos de la Federación (PEF) 2019, enviado por el Ejecutivo federal, en el rubro de materiales y suministros sobresale lo que se gastará en “combustibles, lubricantes y aditivos”, además de vehículos de las dependencias.

También para este año se planea ejercer 170.2 mil millones de pesos, lo que representa 51.5% de 330.8 mil millones de pesos asignados a este capítulo de gasto.

Para “alimentos y utensilios” en las oficinas (galletas, tés, cafés, utensilios y vasos de unicel, entre otros), el PEF propone gastar casi 10 mil millones de pesos, asimismo se pretende adquirir “herramientas, refacciones y accesorios menores” con 5.2 mil millones de pesos.

Un gasto de 80.2 mil millones de pesos se planea en “productos químicos, farmacéuticos y de laboratorio”, fundamentalmente productos para limpieza, y una bolsa de ocho mil 100 millones de pesos para papelería.

Sólo 11 de 70 dependencias subirán sus partidas en el gasto corriente, aunque sobresale la Secretaría de Bienestar (antes Sedesol) con 41 mil 854 millones pesos; seguida por la SEP con 24.6 mil millones de pesos, y de la Defensa Nacional con 12.6 mil millones de pesos.

GrafWEB1

ES DE INTERÉS |

Se gasta más en deuda
 que en salud

El ADN del gasto 2019.

Purgan el ramo de “los moches”

Compartir