Eje Central El portal de noticias y análisis político en México.

Martes 21 de febrero, 2017 | 1:04 pm

No a las tentaciones

Ricardo Eguia | Lunes 14 de noviembre, 2016

PREMISA MAYOR | La columna de Ricardo Eguía

 

El título podría confundir y suponer que se trata de algún propósito personal de no caer en la seducción ni el embeleso de la milagrería, del ocio o de la mansedumbre…nada más lejos de eso.

 

Me referiré de manera somera a las lecciones que nos deja el triunfo electoral de Trump y a las posibles tentaciones riesgosas que aquí pueden aflorar para el pretexto, las pérfidas justificaciones y la coartada evasiva de las graves omisiones, acciones y responsabilidades puntuales en que han incurrido funcionarios públicos conductores de una mala política económica hoy exacerbada por otra deuda descomunal desviada, malversada que se pretende endosar de nuevo a la población y “enterrarla” a flor de tierra en todo el territorio nacional con los gravosos recortes presupuestales aprobados…

 

En pocos días se ha escrito ya casi todo sobre la conmoción mundial que produjo la llegada a la presidencia de los EE.UU. de un excéntrico narciso-supremacista, antiinmigrante fundamentalista y enemigo radical del libre mercado; así como la pena de no ver a una mujer tan capaz para desempeñar con inteligencia, preparación y gran experiencia esa gran responsabilidad.

 

El lado amable para México de la derrota dolorosa de la señora Clinton es que ello representa el desvanecimiento de la pretensión descabellada de La Magui que quería emular la imagen de Hillary Clinton…dos mujeres con vida política sin ningún paralelismo, muy escasa en La Magui, asaz brillante y profusa en la señora Clinton, ambas esposas de ex-presidentes lo que hizo eructar a bellacos extrávicos de la roñosa derecha mexicana más trasnochada y cretina que pretendió ese sería el “pasaporte” para replicar el “modelito”… pero se les cayó la ropa interior y el tosco, repulsivo y grotesco guión.

 

¡Ahora bien, en ese contexto con Trump gana el machismo vulgar y pierde la igualdad de las mujeres; gana el petróleo y pierden las energías renovables; ganan las mineras y el fracking y pierde el medio ambiente; ganó la ignorancia y la tosudez negacionista y perdió el esfuerzo mundial contra el cambio climático; ganó el racismo y perdió la solidaridad con inclusión humana; ganó la víscera y los instinto y perdió la razón y la inteligencia; ganó Trump y perdió el mundo!

 

Ganó Trump y perdieron las élites económicas, políticas y mediáticas; perdieron los predictores y “expertos” en demoscopía; asimismo perdieron los grandes medios de comunicación (The Washington Post y New York Times) perdieron los “Hedge Founds” que ganan fortunas y no pagan impuestos; pierde el Reagan/Tatcherismo que por 40 años impuso al mundo el neoliberalismo y la globalización financiera; pierden los banqueros que se oponen a separar la banca tradicional de la Banca de inversiones de alto riesgo y causantes de la crisis económica global del 2008 que aún hoy esparce ondas telúricas devastadoras por el planeta (Fuentes: H. Stiglitz, Paul Krugman, Bernie Sanders, N. Chomski y otros).

 

Es claro que con Trump no le irá bien a México… aún no toma posesión y ya hundió al peso y tumbó la Bolsa Mexicana de Valores…

 

Los primeros efectos del triunfo logrado por Trump ya están aquí en potencia por sus reiteradas ofensas en campaña y los anuncios ominosos de que al tomar protesta firmará decretos para expulsar masivamente a nuestros paisanos indocumentados; denunciar y exigir la modificación al TLC; decretos para elevar los aranceles a las exportaciones mexicanas provenientes de empresas norteamericanas que llegaron atraídas por los salarios de miseria y con un exiguo 25% de contenido nacional en automóviles, partes, productos y componentes que aquí solo se maquilan y se regresan a los EE.UU. sin pagar impuestos en México…el viejo estilo chino hoy tan en boga en nuestro país, sin innovación, sin una política industrial…de ahí el fracaso neoliberal con un crecimiento económico del 2% plano desde hace 30 años.

 

Tres décadas de atraso, tres décadas perdidas, tres décadas de liviandad, impúdica, corrupción execrable e impune, tres décadas de saqueo y mezquindad, tres décadas de nocivos y acumulados efectos por las privatizaciones de bienes nacionales, tres décadas de indignación añeja pero creciente y recrudecida contra las élites políticas, económicas y mediáticas enriquecidas parasitariamente; tres décadas de explotación y de abandono soez, criminal de las masas de trabajadores, de campesinos y de millones de jóvenes donde anida la frustración, el hartazgo y el mismo odio que le sumó votos al impresentable señor Trump.

 

Trump no es factor directo todavía…y debemos remarcar que antes de esa elección en este país ya existían los nudos gordianos; la violencia y la inseguridad ya tenía alejada la IED(inversión extranjera directa) las inversiones prometidas con la Reforma Energética no llegaron y solo se concentró en los mismos grupos políticos y económicos todos los activos nacionales de “Pemex” y de la “CFE” en otro devastador y cínico robo a la nación y que pronto sumado ello a los recortes a la Salud, a la Educación y a programas sociales prioritarios estarán, independientemente del factor Trump, incrementando la inestabilidad y la ingobernabilidad.

 

Lo que debemos entender, evitar y/o denunciar es la previsible intentona de envolvernos en esa atmósfera de ruido mediático, atmósfera de miedos, confusa declaracionitis, discursos etéreos y estériles preparando el caldo de cultivo para las componendas y así evadir las responsabilidades muy concretas por cierto y desde el teatro del absurdo se escurran los vivales con todo el dinero malversado de la deuda pública colosal misma que con los recortes la están endosando a las futuras generaciones amén de haberse trasvasado con sevicia los bienes nacionales con el artilugio facineroso de la Reforma Energética…

 

¡Tomemos conciencia de que habrá la tentación de empezar a culpar de todos los males derivadas de las fechorías de las élites políticas y empresariales mexicanas a Mr. Trump!

 

Más desestabilizador de México que Trump lo es la deuda pública descomunal y cuyos billonarios montos desaparecieron…

 

Los estereotipos cambian creencias, las creencias cambian conductas…

 

Con Trump las relaciones bilaterales serán tensas y las consecuencias imprevisibles…pero con la caza de excusas o en la búsqueda sórdida de coartadas nadie puede negar que antes de Trump la crisis de deuda, monetaria y presupuestal ya existía…

 

Antes de Trump ya existían la devaluación del peso por la especulación inducida y tolerada desde Banxico; el estancamiento económico; la pobreza incrementada; el desempleo; el precarismo laboral y la informalidad estaban; la desgracia de la corrupción como fenómeno estructural ya había hecho eclosión y ya tenía hundido a México; la infraestructura de Pemex ya estaba abandonada, destruida y hasta rematada en favor de los mismos grupos de poder político y económico; la sobrecarga del IEPS en las gasolinas y en las tarifas eléctricas ya las padecíamos; el Presupuesto de Egresos recortado ya estaba en la Cámara de Diputados (que además sumisos y obsecuentes  lo aprobaron el viernes pasado) la Salud pública ya estaba deteriorada, saturada y sin medicamentos suficientes; la Educación atorada y confrontada ya se había vuelto solo violencia empecinada, todo eso y más necesitamos procesar primero los problemas que ya tenían en el abismo a este país y luego, cuando proceda, enfrentar el “efecto de arrastre” que traerá aparejado el voto Trump “como una forma de burlarse de un sistema político  igualmente enfermo” que el nuestro.

 

¡Podemos construir desde dentro el muro!… ahora que “The Economist” y “The Wall Street Journal” “Las Biblias económicas” del liberalismo privatizador coinciden al decir que “Keynes ha vuelto”.

 

Construyamos el muro desde dentro con verdadero y sólido Estado de derecho, con transparencia y rendición de cuentas, con fiscalización momento a momento del gasto público, con el respeto al federalismo hoy solo una entelequia centralista que cobra el 90% de los impuestos y devuelve migajas a Estados y Municipios; acabando también con las inercias criminales de la PGR que hace caso omiso de los cientos de casos fundados del desvío y malversación de fondos públicos en los tres niveles de gobierno que le ha enviado sistemáticamente la “Auditoría Superior de la Federación”.

 

Puntos ciegos como para neutralizar las criticas estarán a la orden del día y por ende debemos despertar y recalcar que las mal llamadas “Reformas estructurales” son un enorme fiasco y no apuntan a ninguna época dorada mañana ni nunca…solo reprivatizaron todo.

 

¡Atajemos la tentación tecno-neo-liberal de pretender culpar de todos los males, de todos los errores, de todos los abusos y de todos los excesos y de los crímenes al amparo del poder político-económico a la elección de Trump!

 

Sin un real “Sistema Nacional Anticorrupción” y sin un Fiscal verdaderamente autónomo e independiente, también aquí al igual que en los EE.UU. podrá cundir el hartazgo a la política bananera tradicional y al igual que allá se libere el antiliberalismo de masas que se expresó en las urnas y en la misma sede del capitalismo salvaje y privatizador.

 

www.ejecentral.com

email: eguia.associates@gmail.com

twiter:  @REguiaV

 

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=