Compartir

Jorge Villalpando

María Guadalupe este 11 de diciembre se animó y decidió hacer su primer rodada para celebrar a la Virgen de Guadalupe en el Tepeyac. A sus 13 años se unió a la peregrinación que se organiza cada año desde el Ejido de Detiña, en el municipio mexiquense de Acambay.

El frío no la detuvo. Desde las 5:30 de la mañana y con temperaturas de hasta menos tres grados Centígrados el grupo partió en un ritual de su fe.

“Se lo había prometido a la virgen” asegura la menor con sus expresivos ojos negros y las mejillas rojas tras el largo recorrido.

En la víspera del cumpleaños de la virgen morena, María Guadalupe partió con otros 108 ciclistas desde su comunidad de unos dos mil 300 habitantes, ubicada a 150 kilómetros del cerro del Tepeyac.

MaríaGuadalupe01

Este año, solo cuatro mujeres participaron en la rodada a la Basílica, que duró unas 12 horas. María Guadalupe era la menor.

Este trayecto a La Villa, le sirvió para aumentar su devoción y para meditar, pedir perdón y agradecer los favores que, dice, ha recibido.

Desde hace 38 años los católicos y guadalupanos de Detiña hacen este recorrido. Es toda una tradición a la que sus padres la impulsaron. En esta ocasión la fueron animando durante el recorrido desde una pequeña camioneta.

El tramo más duro para la adolescente y para la mayoría de los ciclistas de Acambay fue la subida antes de llegar a La Marquesa, tras haber cruzado Toluca y antes de iniciar la peligrosa bajada que traza el camino de ingreso a la Ciudad de México.

MariaGuadalupe_03

Emocionada y agradecida con la virgen, María Guadalupe llevara en la memoria haber cumplido este trayecto.

Ha sido una gran experiencia”, dice.

Con una sonrisa en el rostro asegura es lo mejor que le ha pasado en la vida. (FOTO: Jorge Villalpando)

Compartir

error: Contenido protegido.