Compartir

Simón Vargas

Los flujos migratorios han sido, y continuarán siendo, vectores importantes del cambio social, económico, político, cultural y de seguridad.

 

Los desplazamientos y cambios de residencia de grupos humanos de unas zonas a otras forman parte de la historia y evolución de la humanidad: por medio de migraciones, nomadismos, peregrinajes,  expediciones comerciales y colonizaciones se ha construido el mundo que hoy conocemos. Es así que los flujos migratorios han sido, y continuarán siendo, vectores importantes del cambio social, económico, cultural, político y de seguridad.

Actualmente la migración internacional ha crecido de manera notable desde el comienzo de este siglo y según datos de la ONU se calcula que en la actualidad unos 232 millones de personas buscan en países distintos al suyo nuevas oportunidades de mejorar su vida y desarrollar sus conocimientos y alrededor de la mitad de ese colectivo son mujeres.

En su informe a la Asamblea General de la ONU, el Secretario General Ban Ki-moon expuso que la migración es una expresión de la aspiración humana por la dignidad, la seguridad y un futuro mejor. Es parte del tejido social, de nuestra condición como una familia humana, “yo mismo formo parte de este universo de personas migrantes”, enfatizó.

Mañana 18 de diciembre se conmemora el Día Internacional del Migrante, el cual fue proclamado desde diciembre de 2000 como consecuencia del creciente interés de la comunidad internacional en proteger efectiva y plenamente los derechos humanos de todos los migrantes, y destacando la necesidad de seguir tratando de asegurar el respeto de los derechos humanos, las libertades fundamentales de todos los migrantes y fomentar el desarrollo humano de las naciones visto desde el fenómeno de la migración.  http://bit.ly/1qVWJCj

Con respecto al concepto de desarrollo humano, es importante destacar que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) publicó en 1990 el primer Informe sobre Desarrollo Humano, en el cual definió este término como “un proceso de ampliación de las opciones de las que disponen los individuos. Dichas opciones son, en principio, infinitas y varían con el tiempo”. http://bit.ly/1zt4SPf

En este contexto, la Organización Internacional para las Migraciones (IOM, por sus siglas en inglés) realizó el Informe sobre las migraciones en el mundo 2013: El Bienestar de los Migrantes y el Desarrollo, en donde por primera vez la organización en lugar de evaluar los efectos económicos de la migración para medir sus impactos, exploraron el modo en que la migración afecta la calidad de vida de las personas y sus resultados ayudan a comprender mejor qué piensan los migrantes sobre su vida. http://bit.ly/1cXWUUQ

El principal objetivo  de la IOM es despertar conciencia sobre la migración, especialmente en relación con las contribuciones positivas que los migrantes pueden hacer a la sociedad y el grado de bienestar de las personas que migran para mejorar sus condiciones económicas, sociales y culturales, y como estos factores contribuyen a elevar el Índice de Desarrollo Humano de las naciones de destino y origen.

El informe en referencia examinó con base en los resultados de la Encuesta Mundial Gallup, -ésta evaluó el bienestar subjetivo general de los migrantes a nivel global de 2009 a 2013-, las principales ganancias y pérdidas asociadas a la migración. Para este efecto los desplazamientos se dividieron en cuatro direcciones, enlistadas a continuación según la magnitud de su flujo: Sur-Norte, Norte-Norte, Sur-Sur y Norte-Sur.

En primer lugar es interesante observar, que a pesar de la disparidad de los ingresos entre el Norte y el Sur, el grado de bienestar percibido es mayor entre los migrantes Norte-Norte, en comparación con los migrantes Sur-Norte, los primeros manifiestan en mayor medida que se encuentran mejor de lo que habrían estado en su país de origen, a pesar de que los países mantienen condiciones económicas relativamente similares. Por su parte los migrantes Sur-Sur de larga estadía opinan que están en peor situación que sí hubieran permanecido en su lugar de origen.

Asimismo, los migrantes Sur-Norte que viven en un país desde hace cinco años o más, piensan que están en mejor situación que la que tendrían en su país de origen,  sin embargo, los migrantes de esta misma dirección pero de corta estadía consideran que su vida era mejor en su país de origen. Es decir los mexicanos que recién migraron hacia Estados Unidos de América consideran que su vida era mejor en México, que los que llevan años radicando en aquella nación.

La importancia de conocer los resultados obtenidos por el IOM, radica en posibilitar la comprensión respecto de las repercusiones de la migración en el desarrollo humano, y poder utilizar de mejor manera las herramientas para implementar políticas encaminadas a promoverlo, a fin de aumentar las capacidades de las personas, reducir la pobreza, y permitir el acceso a una vida decorosa.

Finalmente, es necesario tener en consideración que la migración a nivel global seguirá en aumento mientras persistan las desigualdades sociales. Es necesario ampliar el rango de las opciones de quienes migran, a fin de que la migración sea sólo una entre las múltiples alternativas de las que dispongan los individuos para mejorar su nivel de vida.

*Analista en temas de  Seguridad, Educación y Justicia

simon.9@prodigy.net.mx

@simonvargasa

facebook.com/simonvargasa

 

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

Compartir