Laura Borbolla

El día de ayer, nos despertamos con la noticia de la detención de José Antonio Yépez Ortiz, (a) “El Marro”, líder del “Cártel de Santa Rosa de Lima”, en el poblado de Franco Tavera, municipio de Juventino Rosas, Guanajuato.

La detención se dio en el marco de un operativo conjunto efectuada entre la Fiscalía General de Justicia del Estado de Guanajuato y el Ejército, en cumplimiento de una orden de cateo, con motivo de las investigaciones del secuestro de una empresaria de Apaseo el Alto, Guanajuato, que tenía un poco más de dos semanas en cautiverio e investigación.

En definitiva la detención de “El Marro” y de seis de sus cómplices en flagrancia de delitos como secuestro, acopio y portación de armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas, es un acierto en términos de seguridad y justicia para Guanajuato y el Bajío.

Sin duda, nada es casualidad y desde principios del año se han realizado una serie de acciones tendientes para debilitar sus operaciones y cercarlo. Resulta importante poner el contexto del origen y fuerza que este personaje tiene y las causas por las que es un objetivo prioritario, sin que se les diga así.

A partir del 2014, y del operativo “Michoacán”, muchas células de la delincuencia organizada al verse acéfalas y debilitadas, se desplazaron a los estados colindantes, es decir, Guanajuato, Colima, Zacatecas y Jalisco. Así es como el “Cártel de Santa Rosa de Lima”, se fortalece, se expande y diversifica en la comisión de delitos como el secuestro, extorisión, homicidio, narcomenudeo, robo de vehículo, robo de vehículos de carga y valores, operaciones con recurso de procedencia ilícita y el robo de hidrocarburos que de origen era el más fuerte, ya que se sabe que el 80% del “huachicol” de la región, lo realizaba este Cártel.

También en contexto debemos tener claro que el Estado de Guanajuato y la zona del Bajío, es foco de inversión extranjera de varias transnacionales sobre todo de nuestro socio comercial del norte y junto con Michoacán y Zacatecas, históricamente han sido semillero de trabajadores legales en el vecino país del norte (programa brazero). Además de tener un consulado americano en San Miguel de Allende, que tiene la población más grande de jubilados y pensionados de Estados Unidos de América fuera de su país.

Las operaciones ilícitas encabezadas por “El Marro”, fueron un foco de alerta para los Estados Unidos de América, y no es casualidad que hace menos de un mes, el Presidente de México tuviera una reunión con el Presidente de aquel país y llegando, se realizará la gira por los Estados en donde operan los dos enemigos conocidos para nuestros vecinos. (La gira fue en Guanajuato, Michoacán, Colima y Jalisco) Así que quizá el siguiente objetivo “no prioritario”es “El Mencho” líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación.

En esta ocasión las autoridades Estatales, llevaban mano, ya que el delito que implicó la detención es de secuestro y la Fiscalía General de Justicia a cargo de Carlos Zamarripa Aguirre, tiene una excelente Unidad Antisecuestro; sin embargo, desde la detención de la mamá, prima y esposa de “El Marro”, junto con el aseguramiento de las cuentas, e incautación de bienes, aunado a que el Ejército Mexicano estuvo a cargo de la vigilancia de la Refinería de Salamanca, se mermó mucho la capacidad económica, logística y operativa de “El Marro”. Sin duda lo dicho por el Dr. Alfonso Durazo, en días pasados de “ya no tiene para cubrir la nómina” es parte de todo este entramado de labores de inteligencia y contra inteligencia.

Ahora, faltará que sean cumplimentadas las órdenes de aprehensión federales, lo cual por lo que tengo entendido ocurrirá entre el día de hoy y mañana y este personaje estará sujeto a proceso con prisión preventiva oficiosa en el Centro Penitenciario Federal número 1 “Altiplano”.

De forma y fondo, mi felicitación y reconocimiento a la Fiscalía General de Justicia y a la Agencia de Investigación Criminal del Estado de Guanajuato y al Ejército Mexicano, este tipo de operativos y sus entre telones, son las que deberían ser dignas de serie televisiva, ya que además se rescató ilesa a la empresaria secuestrada, que por cuestiones de seguridad se debe reservar su identidad. Deseo que la Fiscalía General de la República tenga éxito en los procesos federales.

Compartir