Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Quizás a muchos no les suena fuera de los círculos científicos o académicos el nombre de Annie Pardo, una bioquímica que es profesora emérita de la UNAM, altamente reconocida, está mas cerca de usted de lo que piensa.

También es madre de Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, y a ella es a quien hay que agradecerle mucho por lo que hizo, sin saberlo, por los capitalinos.

Doña Annie fue, con la influencia que tiene sobre su hija, quien la centró y convenció, por llamarlo de alguna manera, en utilizar el cubrebocas sin importar lo que dijera su amigo y jefe político en Palacio Nacional, que seguía las opiniones de Hugo López-Gatell, El zar del coronavirus.

Por ella, doña Claudia tomó sin dubitaciones futuras el lado de la ciencia para enfrentar la pandemia del coronavirus, aún a costa de enfrentamientos con el subsecretario de Salud, y las cejas levantadas del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Compartir