Compartir

Juan Carlos Rodríguez

México forma parte del grupo de países que relajaron las medidas de distanciamiento social, sanitarias y económicas antes de que se lograra controlar la curva de contagios de Covid-19, situación que en la mayoría de los casos se reflejó en elevadas tasas de transmisión del virus y de mortalidad, de acuerdo con el Rastreador de respuestas de los gobiernos al coronavirus, una herramienta digital elaborada por expertos de la Universidad de Oxford.

En América Latina, los únicos países que se estacionaron con las restricciones aplicadas durante los primeros 30 días de la pandemia y no las reforzaron a pesar de que la pandemia crecía, son México, Brasil y Nicaragua. La situación contrasta con naciones como Venezuela, El Salvador, Paraguay, Belice, Cuba y Honduras, que sobrerreaccionaron ante la pandemia y mantuvieron las restricciones a pesar de que la pandemia crecía lentamente.

Colombia, Argentina y Perú, naciones que tienen más contagios que México y figuran en el top ten mundial, tuvieron una reacción gubernamental acelerada al inicio de la pandemia, y las restricciones se mantuvieron elevadas durante los primeros 100 días; sin embargo, las políticas se estacionaron a pesar de que para los días 120-150 la transmisión de la Covid-19 seguía en ascenso.

En el arranque de la pandemia de Covid-19, Vietnam incrementó de manera constante las medidas sanitarias, económicas y de distanciamiento social, y no las redujo durante 90 días, a pesar de que los contagios se desaceleraron desde el día 60. Hoy, con sus 97.5 millones de habitantes, el país asiático tiene mil 122 casos de coronavirus y sólo 35 muertes.

Estados Unidos tardó un mes en aplicar medidas de contención tras la aparición del primer caso de Covid-19; entre los días 30 y 60 se aceleraron las restricciones como cierre de escuelas, trabajo en casa, restricciones de viajes y apoyos económicos. Pero desde el día 100, las medidas comenzaron a relajarse, a pesar de que los contagios seguían en aumento. Hoy, Estados Unidos acumula 8.1 millones de contagios y 221 mil muertes.

En el caso de México, el cronograma es el siguiente: las primeras medidas de contención se tomaron con un mes de anticipación y se detonaron en los 30 días posteriores a la aparición del primer caso de Covid-19. Sin embargo, se estancaron durante los siguientes dos meses y comenzaron a relajarse a partir del día 90, a pesar de que los contagios continuaban en franco ascenso. Hoy, el país acumula más de 825 mil casos y más de 84 mil muertos. 

Estos diagnósticos provienen de la plataforma Rastreador de respuestas de los gobiernos al coronavirus, elaborada por expertos de la Universidad de Oxford, la cual contrasta la curva de contagios de Covid-19 con la curva de acciones implementadas por autoridades, ambas sincronizadas por los días transcurridos desde la aparición del primer caso de coronavirus.

Para hacer sus mediciones, la herramienta considera un menú de 17 respuestas de gobierno, que se clasifican en contención (cierre de escuelas y centros de trabajo, cancelación de eventos públicos, restricciones sobre el tamaño de las reuniones); económicas (alivio de deudas y medidas fiscales) y de salud (pruebas de laboratorio, rastreo de contactos y atención médica de emergencia).

Para monitorear la intensidad de las acciones gubernamentales, el rastreador las clasifica en porcentajes, de tal manera que los países que aplican las 17 medidas tendrán un registro del 100 por ciento. En ese sentido, el registro más alto de México fue de 60%, que se mantuvo entre los días 30 y 90, pero que llegó a bajar a 50% en el día 200, a principios de septiembre.

En América Latina, los rangos más bajos de reacción los tienen Nicaragua (nunca han pasado de 20%) y México, cuyo máximo fue 60 por ciento. Los más elevados los tienen Argentina, Cuba, El Salvador, Honduras y Venezuela con rangos superiores al 80 por ciento.   

CONSULTA NUESTRO REPORTE ESPECIAL |

Compartir