Compartir

Tomás de la Rosa

“No me puedo quedar un día sin trabajar”, suelta con un tono un poco desesperado Patricia, de 43 años, quien seis días a la semana trabaja por las mañanas limpiando casas, en las tardes-noches labora como ayudante de una enfermera geriatra (en el pasado también fue ayudante de albañil), y los sábados, “por las propinas”, es mesera en fiestas privadas. Los domingos “son sagrados. Los dedico a mis dos hijos y a mi esposo”.

›Además, pidiendo ayuda a conocidos logró comprar en los últimos años dos motocicletas para convertirlas en bicitaxis, que trabajan su esposo y su hijo, que es menor de edad.

Entre sus múltiples trabajos acumula entre 12 mil 900 y 14 mil pesos al mes, comparados en promedio a 13 mil 450 pesos. Aunque representa entre 62% y 262% más respecto a los salarios mínimos profesionales aprobados para 2020 por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), a ella no le alcanza para cubrir sus gastos mensuales, y por eso dice: “No me puedo quedar un día sin trabajar”.

Quizá Patricia no lo sabe, pero ella vive una de las formas de violencia de género. Su esposo regularmente no trabaja y es adicto a las bebidas alcohólicas, por eso “nunca tiene dinero para la familia”.

Según la “Ley general de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia”, la presión económica es una de ellas.

En México hay 32 millones de mujeres como Patricia que trabajan en todo el territorio de manera formal o informal. Esta fuerza laboral femenina representa cuatro de cada 10 personas que trabajan. Es una proporción de 39.6%, la cual es la más alta en la historia, desde que se tiene registro estadístico.

En 14 años se sumaron 7.2 millones, al pasar de 14.84 millones mujeres en el primer trimestre de 2005 a 22.03 millones de trabajadoras en el cuarto trimestre de 2019.

El incremento en el mayor número de mujeres a la fuerza laboral superó en 2% al número de hombre que creció en ese periodo de 14 años.

En otros países son más

Las condiciones sociales y culturales en México han llevado a que la participación de la mujer en el mercado laboral sea de las más bajas de todos los países latinoamericanos: menos de la mitad de las mujeres en edad de trabajar en nuestro país tienen un empleo remunerado.

FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO.COM

Eso no es normal: de 182 países que publican información al respecto, las mujeres mexicanas se ubican en la posición 145, donde la posición uno significa que más mujeres participan, explicaron los economistas del Grupo Financiero CitiBanamex, Guillermina Rodríguez y Sergio Kurczyn.

Los expertos de Citigroup en México, en un comparativo con países de América Latina —mayoritariamente con menores niveles de educación y de ingresos por persona—, nuestro país ocupa el penúltimo lugar de participación de la mujer en el mercado laboral.

Es decir, aun cuando las mujeres mexicanas en edad de trabajar tienen en general un nivel educativo mayor al de sus contrapartes en otros países de Latinoamérica, sólo 45% de ellas tiene un empleo remunerado, comparado con 77% de los hombres.

Podría no sorprender que Asia y la Unión Europea estén por arriba de México, pero al igual que Uruguay y Perú, todos superan en más de 20 puntos a México. Incluso, la participación de la mujer en la fuerza laboral de América Latina se ubica en 57%, es decir 12 puntos más.

Sin embargo, con todo y el mayor ímpetu del sexo femenino, su participación sufre discriminación de género.

“Los hombres ganan en promedio 30% más que las mujeres, sin ajustar por otros factores. Parte de esta brecha se explica por menores niveles de escolaridad y experiencia de las mujeres, pero parte también por discriminación de género”, escribieron los economistas Guillermo Jr. Cárdenas, Luis Antonio Espinosa, Juan José Li Ng, Carlos Serrano, en un reporte del Grupo Financiero BBVA.

Mujeres poderosas

Considerando los cálculos que hizo Citibanamex sobre el Producto Interno Bruto (PIB) para este año será de unos 25.6 billones de pesos y que el valor agregado de las actividades en el hogar equivale a 31 mil 581 millones de pesos, ejecentral convirtió esos montos a dólares y se obtuvo un valor de poco más de 689 mil millones de dólares, cifra que representa 42.8% de ese PIB total con actividades del hogar que sería de 1.611 billones de dólares.

Para este año, el PIB “femenino” sería equivalente a 458 mil 541 millones de dólares; sumado a 230 mil 474 millones de dólares, por el valor agregado del trabajo no remunerado de los hogares hecho por mujeres, lo que arroja un total de 689 mil 015 millones de dólares.

Así, considerando las cifras más actuales del Banco Mundial del PIB global, se desprende que el PIB generado por las mujeres mexicanas podría ser la segunda mayor economía de América Latina, después de Brasil. Además, equivale a la economía conjunta de 13 países de la misma región de América Latina y El Caribe.

›Entre ese listado de países están Puerto Rico, Cuba, República Dominicana, Guatemala, Panamá, Costa Rica, Uruguay, Paraguay, Bolivia, El Salvador, Honduras, Trinidad y Tobago, Jamaica, Nicaragua y Bahamas.

Otro comparativo que muestra la fuerza que tiene la economía generada de millones de mujeres mexicanas es que equivale al PIB convencional de 27 de las 32 entidades federativas. De todas, excepto las economías de Ciudad de México, el estado de México, Nuevo León, Jalisco y Veracruz.

Recordando que con el PIB convencional (sin el valor agregado de las actividades en el hogar), México es la economía número 15 del mundo. Pues bien, el PIB estimado de las mujeres con el valor agregado de las actividades en el hogar se ubicaría entre la posición 20 y 21, lugares que ocupan Suiza y Polonia con un PIB convencional de 705 mil 140 millones y 585 mil 664 millones de dólares, respectivamente.

FOTO: PEDRO ANZA/CUARTOSCURO.COM

Incluso, otro comparativo es que ese monto de 689 mil millones de dólares generado por las mujeres equivale a 3.3 veces la deuda externa, que a enero registró un saldo de 207 mil 816 millones de dólares.

#UnDíaSinNosotras

Si bien, las difíciles jornadas en la industria de la construcción son pesadas para los hombres, en ella también hay mujeres. Datos del Inegi revelan que de cada 100 mujeres con empleo en el país, una está en la edificación de obras de ingeniería.

De acuerdo a las estadísticas, desde la albañilería, profesionales o labores en el gobierno forman parte de las tareas en las que participan las mujeres. Pero de las grandes ramas de la economía, el mayor empleador de ellas es el comercio, formal o informal. De cada 100 mujeres con empleo, 25 lo hacen en el comercio y 16 en la industria manufacturera. En restaurantes y servicios de alojamiento hay 12 de cada 100.

Sin embargo, considerando más a detalle la participación femenina en el mundo laboral, BBVA señala que el subsector económico de educación, salud y asistencia social es el que mayor número de mujeres emplea. De cada 100 personas, 65 son mujeres. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2023

Compartir