Compartir

Tomás de la Rosa

Resulta difícil imaginar qué pensaría el general Lázaro Cárdenas del Río, después de casi 83 años de nacionalizar a la industria petrolera, de Petróleos Mexicanos (Pemex), ahora que la mayor empresa del Estado se convirtió en una bomba de tiempo por errores del pasado y presente. Para evitar que la petrolera arrastre al país a una crisis económica más profunda que la actual, el Estado deberá tomar parte de la deuda que alcanza 2.26 billones de pesos, cifra equivalente a casi el 10% del Producto Interno Bruto (PIB). Ese rescate lo tendrán que pagar incluso las generaciones futuras y podría alcanzar hasta 131 mil 600 millones de dólares o el 12% del Producto Interno Bruto.

“Nos guste o no, Pemex sigue siendo la principal empresa en el país. Desafortunadamente tiene unas finanzas y una deuda terribles. Entonces se tiene que sanear para evitar que México vaya a una crisis sin precedentes”, comentó a EjeCentral el director del programa de investigación aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), Jorge Sánchez Tello. 

Derivado de las millonarias pérdidas netas (de hasta 1.5 billones de pesos en los dos primeros años de López Obrador), el hecho de que todos los “fierros” o activos son superados ampliamente por sus deudas (pasivo con y sin costo), la constante contracción en la producción y la quiebra de la empresa del Estado arrastrarían a la economía mexicana.

“Puede ser de riesgo sistémico, es decir que puede poner de rodillas a todo el país, a toda la población, y sobre todo crear mayor pobreza. Por eso es importante rescatar a Pemex, pero tiene que hacerse de una forma inteligente y no tirando los recursos”, agregó el director del think tank sin fines de lucro Fundef.

Al igual que Sánchez Tello, el consultor privado en energía Ramsés Pech, advierte que se debe tener un plan estratégico para rescatar a la petrolera, pero al menos no en la forma como están conduciendo a las empresas del Estado. Las palabras del consultor energético se dan en el marco de los cambios legislativos impulsados por el poder Ejecutivo.

“Volver a que Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tengan un presupuesto ligado al crecimiento del país, puede abrir una ventanita para que se repitan actos de corrupción”, indicó Pech.

Con una deuda de 113 mil 227 millones de dólares, Pemex es la empresa más endeudada en todo el mundo. Tan sólo este año  tendrá que pagar vencimientos por 19 mil 605 millones, cifra que alcanzaría para financiar 4 años el gasto de 2021 de 11 programas u obras emblemáticas del presidente Andrés Manuel López Obrador, tales como el Tren Maya, el Aeropuerto General Felipe Ángeles, el Tren Interurbano México-Toluca, el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec, el Parque Ecológico Lago de Texcoco, el espacio cultural de Los Pinos y el Bosque de Chapultepec, entre otros.

Además de los vencimientos del principal, en 2020 el costo de la deuda de Pemex fue de 11 mil 444 millones de dólares; cifra que alcanzaría para financiar 6.5 años del presupuesto 2021 del Tren Maya.

El dato. Pese a las deudas que carga y el mal manejo de sus finanzas, Pemex sigue siendo la principal empresa en México

Nerviosismo

El nerviosismo en los inversionistas está latente. La agencia financiera de noticias Bloomberg reveló que Pemex es la empresa (cuasi soberano) apoyada por el gobierno que mayores intereses paga en el mundo. Incluso, recientemente la evaluadora de riesgo crediticio Moody’s estimó que este año Pemex requerirá oxígeno del gobierno federal por 14 mil 700 millones de dólares. Ese monto representa el 75% de los vencimientos de capital para 2021.

La deuda financiera total representó el 10.7% del PIB. Esa participación en la economía nacional también equivale a lo que aportan 10 entidades federativas: Chiapas, Guerrero, Aguascalientes, Durango, Morelos, Baja California Sur, Zacatecas, Nayarit, Colima y Tlaxcala.

El apoyo, señaló Moody’s puede ser creativo. Según la calificadora, para mantener intactas las cuentas fiscales, el gobierno federal decidió no transferir dinero contante y sonante a la petrolera, lo cual “funcionó en contra de nuestras expectativas”, aclara, que esperaban que en 2020 el apoyo a la petrolera incrementara 7.6 puntos porcentuales la relación deuda/PIB.

›Sin embargo, como la Secretaría de Hacienda (SHCP) decidió, en lugar de hacer  transferencias gubernamentales explícitas, se apoyó a Pemex a través de bursatilizar activos. Así, la relación deuda/PIB sólo aumentó 5.5 puntos porcentuales para alcanzar al cierre del año 41.6% del PIB, indicó la calificadora.

Una inquietud de Moody’s es que en 2021 México podría no tener los mismos niveles de recaudación de impuestos como en 2020, año en el cual fue de los pocos países en América Latina que registró un incremento nominal (con inflación) en la recolecta tributaria.

2.26 billones de pesos es el saldo total de la deuda de la petrolera mexicana

El razonamiento de la agencia es que el año pasado el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tuvo una mayor recaudación de impuestos. Incluso, la agencia señaló que el comportamiento fiscal de México fue contrario a lo observado en otros países que sí proporcionaron moratorias o aplazamientos fiscales.

Para 2021, Moody’s espera que el desempeño recaudatorio sea inferior al registrado en 2019.

El dato. Pese a las deudas que carga y el mal manejo de sus finanzas, Pemex sigue siendo la principal empresa en México

El rescate

Pech y Sánchez Tello coinciden por separado que el pasivo laboral de Pemex es uno de sus principales lastres. También concuerdan sobre la onerosa carga fiscal. Pech considera que retirando 150 mil millones de pesos (unos 7 mil 160 millones de dólares) anuales se absorba el gobierno por un periodo de cinco años, lo que daría un Pemex sano.

Sin embargo, el director general del think tank Fundef, va más allá. Dice que hay diversas opciones para apuntalar a Pemex. El costo de una reestructura profunda sería hasta por equivalente al 12% del PIB, es decir hasta unos 131 mil 600 millones de dólares.

Aunque una opción bien podría ser un simple efecto paliativo porque no se hace una reestructura a fondo. Se invierte para mantener la capacidad operativa actual, no se limitan las pérdidas por segmento de negocio y se cubren los faltantes de efectivo por las actividades de operación, inversión y financiamiento.

Otra opción para cubrir las necesidades financieras de la empresa del Estado es con recursos del erario. Una alternativa es mantener a la empresa a flote y preservar su capacidad operativa, para lo cual se requieren entre 100 mil millones (unos 4,770 millones de dólares) y 200 mil millones de pesos (unos 9,550 millones de dólares).

10.7 por ciento del Producto Interno Bruto de México, lo que representa la deuda

Una alternativa que considera Sánchez Tello es mantener a Pemex honrando sus compromisos de deuda y cubriendo las millonarias pérdidas operativas. Para este plan, el gobierno requiere desembolsar entre 200 mil millones de pesos (unos 9,550 millones de dólares) y 300 mil millones (unos 14,320 millones de dólares).

Para impulsar su rentabilidad, la reestructuración debe ser profunda y se deben solucionar los problemas estructurales.

La reestructuración es profunda porque se debe identificar qué proporción de la deuda es sostenible por Pemex, y la parte que no puede mantener la petrolera, sería asumida por el gobierno federal.

En el corto plazo, según la recomendación del think tank se debe evaluar la parte operativa de exploración (para restitución de reserva y plataformas de producción). La definición del fondeo es otra parte medular. ¿Cómo se van a financiar esas inversiones? pregunta Fundef. ¿Más dinero del erario? ¿Asociaciones con privados? Dichas alternativas se plantean porque está claro que Pemex carece de la capacidad de financiar inversiones.

6.5 años es lo que se alcanzaría a financiar del presupuesto 2021 del Tren Maya

En la parte rentable y la no rentable, señala Fundef, es que se identificaron dos Pemex. En la exploración podía haber excedentes y en el resto de los negocios, se perdía dinero. Por ello la sugerencia es separarla en dos entidades con administración, estructuras operativas y condiciones laborales totalmente distintas. 

Sin embargo, Pech considera que previo a la reestructura, el gobierno federal debe identificar la fuente de los recursos.

“El problema de transferir parte de la deuda de Pemex al gobierno es de dónde van a salir los recursos ¿Qué programas sociales se van a cancelar? Son 150 mil millones de pesos (unos 7,160 millones de dólares) cada año para disminuirla y serían cuando menos 5 años para disminuir la deuda de Pemex. Esos 150 mil millones anuales son como dos veces el presupuesto del estado de Tabasco o el financiamiento de varios programas sociales o la inversión para la refinería (de Dos Bocas)”, indicó Pech.

›Un rescate del gobierno a la petrolera no es inverosímil, hay varios casos en las poco más de ocho décadas de la expropiación petrolera que realizó el general Lázaro Cárdenas del Río.

El negocio

Con un diagnóstico letal donde se dejará de producir motor a gasolina entre el 2030 y 2035, Pech dice que el gobierno federal debe generar un plan transexenal para impulsar la producción de gas en México, ya que el 80% del petróleo que se produce se canaliza a la refinación. 

Por lo anterior, se deberá invertir en energías alternativas y por ello se deberá invertir más en la extracción de gas porque actualmente México es un importador neto de gas.

“Hay que empezar a invertir en las zonas gasíferas cómo Burgos y en todas las zonas donde hay gas shale (gas de lutita)”, dice Pech.

Los especialistas coinciden en que Pemex es uno de los principales contribuyentes al fisco en México y también reconocen la elevada carga fiscal que en el mundo petrolero promedia en 35% y en México, dice Pech, es del 50 por ciento.

En ese sentido, resalta la declaración del director del programa de investigación aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), Jorge Sánchez Tello, “el rescate a Pemex no sólo es lo mejor para la población mexicana. En general, es lo mejor para el país. Porque si quiebra Pemex, básicamente arrastrará a toda la economía a una crisis todavía mucho más grave que la que hoy vivimos”.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir