Foto: Andrea Murcia/Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Los policías preventivos que participaron en la detención de Marco Antonio Sánchez, desconectaron la cámara de video grabación de la patrulla en la que fue trasladado el joven.

Por presunta violación al protocolo que se aplica en caso de personas detenidas, los uniformados Ubel Mora Gallardo y Ricardo de la Rosa Guzmán, son investigados por la manipulación ilegal de la cámara instalada en la unidad MX805PI, según revelaron autoridades del gabinete de seguridad de la Ciudad de México a Milenio.

Además, dieron a conocer que, de los cuatro servidores públicos involucrados en el arresto, sólo Mora Gallardo no ha sido localizado.

El agente podría encontrarse en su natal Guerrero, ya que cuatro elementos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina fueron a buscarlo y pobladores de Pochotillo retuvieron a los elementos.

El joven estudiante de la UNAM fue abordado por dos policías en motocicletas, mientras tomaba fotografías de un mural en la Unidad Habitacional El Rosario. Posteriormente llegó la patrulla tripulada por Mora Gallardo y De la Rosa Guzmán.

Pero, debido a que la cámara fue desconectada, las autoridades a cargo de la investigación no han podido obtener imágenes de los momentos en los que Sánchez estuvo a bordo de la patrulla.

Estas cámaras han sido instaladas en los vehículos policiales como parte del nuevo sistema de justicia, para que las partes puedan someterse al principio de contradicción y para evitar abusos policiales y violaciones a los derechos humanos.

Además, los policías tampoco reportaron la detención del joven  a sus mandos.

Compartir