Foto: AFP

Compartir

AFP

La Unión Europea, más aliviada ya de la pandemia de nuevo coronavirus, planea reabrir sus fronteras externas en julio, mientras que el continente americano, actual epicentro de la covid-19, tiene en el clima a un nuevo enemigo en su lucha contra la enfermedad, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Continente más golpeado por la pandemia hasta ahora con más de 185.000 muertos, Europa continúa su proceso de normalización. El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, anunció este miércoles que la Comisión Europea propondrá esta semana a los países del bloque la reapertura «gradual y parcial» de las fronteras exteriores de la Unión Europea (UE) a partir del 1 de julio.

La reanudación de los viajes «no esenciales» a la UE, prohibidos desde el 17 de marzo, no se aplicará a todos los países, sino a un número determinado en base a una serie de «criterios» acordados por los países europeos y la Comisión, apuntó Borrell sin más precisiones.

Esta medida para contener la pandemia entró en vigor el 17 de marzo y, desde entonces, se prorrogó su aplicación en los 27 países del bloque, salvo Irlanda, así como en otros cuatro países europeos: Suiza, Liechtenstein, Islandia y Noruega.

A nivel interno, Austria anunció este miércoles que volverá a abrir su frontera con Italia el 16 de junio. Austria fue el primer país de la UE que anunció el 10 de marzo controles drásticos con Italia, que fue uno de los principales focos de coronavirus en Europa. 

El desconfinamiento europeo ha seguido ritmos muy diferentes, según la realidad del país. En España, por ejemplo, el gobierno anunció que el uso de mascarillas será obligatorio hasta que el nuevo coronavirus sea derrotado «definitivamente», con una multa de 100 euros (112 dólares) por incumplimiento.

América ante el frío y los huracanes

En el continente americano la realidad es muy diferente. El inicio del invierno austral aumentará la incidencia de enfermedades respiratorias en Sudamérica y la intensa temporada de huracanes esperada en los próximos meses en el Atlántico también complicará la respuesta a la pandemia en América del Norte y Central, y especialmente en el Caribe, dijo el martes la directora de la OPS, Carissa Etienne.

El nuevo coronavirus se sigue extendiendo con fuerza en Brasil, Perú y Chile, y en Venezuela se han acelerado los contagios. También hay un incremento de casos en México, Panamá y Costa Rica, sobre todo en la frontera con Nicaragua, así como en Haití y Surinam.

En la Amazonía brasileña, azotada por el virus en especial entre poblaciones indígenas, otro problema acecha: la temporada de incendios forestales, cuyas humaredas podrían agravar la ya compleja situación sanitaria.

Con más de 112.000 muertos en Estados Unidos, el país más afectado del mundo, y más de 38.000 decesos en Brasil, el continente americano concentra casi la mitad de los 7,2 millones de casos y de las más de 411.000 muertes globales desde que la covid-19 surgió en China a fines del año pasado antes de propagarse por el mundo, forzando a miles de millones de personas a alguna forma de confinamiento y provocando la peor recesión global en 80 años.

Compartir