Foto: ejecentral

Compartir

Juan Carlos Rodríguez

“La política no es una técnica, es un arte”, suelta Fernando González Sánchez, yerno de la maestra Elba Esther Gordillo y coordinador de las Redes Sociales Progresistas (RSP), el movimiento que en 2018 se desplegó para llevarle votos a Andrés Manuel López Obrador —especialmente en el norte del país, donde la oferta del tabasqueño no había penetrado—, y que hoy busca su registro como partido político.

“Nuestro Presidente es un artista, pero le hacen falta traductores de su arte”, agrega el exsubsecretario de Educación, quien describe a López Obrador como “un líder social extraordinario e inspirador”.

La entrevista con José Fernando González Sánchez se realiza cuando las RSP están a punto de completar la mitad de las 20 asambleas que le exige la autoridad electoral para convertirse en partido, a un año del arrollador triunfo de Morena en las urnas y diez meses después de que la maestra Gordillo saliera de prisión, tras pasar más de cinco años en cautiverio acusada de delincuencia organizada, lavado de dinero y delitos fiscales.  

González Sánchez no duda en respaldar la lucha de Andrés Manuel López Obrador contra la corrupción, su obsesión por la austeridad y su afán por reducir la inequidad; sin embargo, también ve un riesgo en las formas con que se están implementando: “Se puede dar el mensaje equivocado de que es preferible la corrupción que la ineficiencia”.

Identificado como uno de los principales operadores políticos de la maestra Gordillo —junto con René Fujiwara y Rafael Ochoa—, Fernando González está seguro de que las RSP conseguirán su registro y que competirán en las elecciones intermedias de 2021, que será una especie de referéndum a la gestión del tabasqueño. Su cálculo para entonces es que obtendrán entre nueve y 16% de los votos, y que tendrán 30 curules en la Cámara de Diputados.

Sobre el papel de Elba Esther Gordillo en el partido RSP, González afirma que la maestra aportará su experiencia y visión de la política para impulsar acciones en favor de México. Y en ese abanico entran desde una reforma al Poder Judicial —para que jueces, magistrados y ministros sean electos por voto popular—, hasta una nueva Constitución que dé forma a la Cuarta República.

De 56 años, exprofesor de educación primara y maestro en Comunicación Educativa, Fernando González vuelve a los reflectores luego de haber mantenido un bajo perfil durante las campañas presidenciales de 2018.

A diferencia de lo que ocurrió con el partido Nueva Alianza, del que también fue arquitecto, el yerno de la maestra afirma que las Redes Sociales Progresistas no serán un partido “satélite” de Morena, sino que esta vez están listos para ser una opción de gobierno y de poder.

“No es un partido de maestros, eso es importante subrayarlo”, aclara González al preguntarle si RSP es un refrito de Nueva Alianza. “No se trata de reeditar el partido que ya perdió el registro por incoherente y traidor. Se trata de construir una fuerza política a la altura de las nuevas circunstancias. Vivimos un contexto político nuevo, donde la gente quiere instituciones nuevas, formas novedosas de participación política y no acepta militancias rígidas”.

Sostiene que las Redes Sociales Progresistas fueron exitosas en la campaña de López Obrador, pues se manejaron con flexibilidad, integrando a fuerzas y actores de diverso origen, al estilo de Morena.

“Morena es un movimiento, más que un partido rígido, vertical. Se trata de muchos grupos horizontales que interactúan y compiten entre sí mismos para que sus ideas trasciendan, que su objetivo político se cumpla y para que sus candidaturas ganen elecciones”.

Y lanza un mensaje desconcertante: “Nosotros no queremos ser una oposición orgánica, ni siquiera queremos ser oposición. No nos importa oponernos a nada, sino al revés, queremos respaldar lo que la gente quiere que respaldemos”.

Se le pregunta, entonces, qué sentido tiene un nuevo partido que no cuestionará al poder. Responde: “Ese era el concepto de política del siglo XX, que se veía como una lógica de aliados/adversarios, amigos/enemigos, y hoy la política ya no es eso. Aunque muchos actores de poder y actores de la vida pública quieren competir con esos esquemas y esos valores, la gente está cansada de esas formas”.

Una de las funciones de la RSP será apoyar la Cuarta Transformación de López Obrador. Y a quienes se preguntan si la función de un partido político no es empujar un proyecto propio, González les contesta: “La sociedad es la que debe tener su propio proyecto y los políticos estamos obligados a interpretarla, a entenderla, a conducirla, con liderazgo, asumiendo valores, principios y corriendo riesgos; la gente quiere políticos que actúen, que se especialicen en representarla, y que sean sujetos a revisión y crítica, sin pieles blanditas y sin personalidades estridentes”.

A los electores, refiere quien fuera subsecretario de Educación durante el gobierno del panista Felipe Calderón, “les importa que los políticos asumamos sus valores: ser austeros y denunciar la corrupción. Si asumimos esos dos principios esenciales, el paso que sigue es especializarnos en la vida pública; la sociedad no acepta la ineptitud y la ineficiencia”.

Agrega que vivimos una era diferente, “por eso los partidos tradicionales están perdiendo la ruta, por eso la gente no está saliendo a votar, los partidos tradicionales sólo le transmiten pleito y conflicto, comunican propuestas vagas, ideas genéricas que reducen el debate político al eslogan, y es lo que la gente ya no quiere, quiere conversaciones inteligentes”.

Hay analistas que dicen que RSP será un partido satélite de Morena…
Nosotros no centramos el debate ahí. Respetamos a los analistas, pero no vemos la arena política entre blancos y negros, entre azules y grises, sino que vemos una competencia abierta por valores y principios.

“Tampoco la política termina en el 2018. Al contrario: el nuevo debate público, la nueva lucha por el poder comienza en 2018 y hay un nuevo escenario, hay una nueva forma de competir, y a veces se compite sin competir. Se compite diciendo lo que uno quiere y lo que uno desea que pase y que la gente defina con quién se va y a quién prefiere, porque los valores van cambiando.

¿Serán las Redes Sociales Progresistas un partido como lo fue el PPS o el PARM?

Nada que ver. Se vive una era de construcción de nuevas hegemonías. Redes Sociales Progresistas busca integrar su visión de país defendiendo las ideas clásicas de la propiedad y la libertad. Entiende la Cuarta Transformación como un proceso histórico necesario que comienza con la elección del presidente López Obrador. Desde la periferia del poder, reconoce que el elector quiere una clase política austera, preparada y seria en cumplir sus promesas. 

Se trata de organizar un esfuerzo ciudadano que quiere transitar esa revolución pacífica y sustituir la inviabilidad del viejo régimen de partidos por uno que se plantee con seriedad. En 2021 observaremos la consolidación de la legitimidad indiscutible del presidente AMLO y la respuesta electoral del ciudadano en la construcción de las nuevas hegemonías partidarias. Las RSP, al defender la propiedad y la libertad, queremos alejarnos de la tentación autoritaria de la vieja izquierda y del los grupos extremistas  q pelean por instalar el socialismo en México. Con claridad afirmo que en las RSP nos oponernos al socialismo.

Ya nos dijo que ven a López Obrador como su líder social, pero en aras del equilibrio, ¿cuáles considera que son las principales deficiencias en el actual gobierno?

El Presidente ha tomado muy buenas decisiones. Lo que quizás falta es mayor expertise en sus funcionarios y mayor sensibilidad para comprender que combatir la corrupción no significa acabar con los procesos normativos; es decir, no por combatir la corrupción voy a dejar sin medicinas a hospitales.

“No llevemos a la gente a pensar que es preferible la corrupción que la ineficiencia. La corrupción es el máximo daño que le hemos hecho al país y el Presidente lo está haciendo bien, pero al combatir la corrupción tengamos gente experta que, al mismo tiempo, cumpla con los objetivos del gobierno.

“Hay gente muy capacitada, muy calificada que tiene distintos orígenes políticos, pero que, siendo honestos, están siendo desaprovechados, es gente que está dispuesta a ayudar al Presidente. López Obrador ya es nuestro Presidente, es nuestro líder, a él le tiene que ir bien, ya no estamos en campaña (…) hoy sólo tenemos un solo espacio y se llama México.

“Si somos capaces de sumar sus valores de austeridad y anticorrupción con eficiencia administrativa, procesos transparentes y claridad en el ejercicio del gobierno, vamos a convertirnos en potencia mundial”.

Fernando González afirma que del diagnóstico de lo que está pasando y lo que está por pasar en el mundo (la crisis de la globalización, el enfrentamiento entre las grandes potencias y la posibilidad de una recesión mundial) y de la capacidad de reacción que tenga el país frente a ese fenómeno, depende nuestro futuro.

“A mí no me gustan los tecnócratas, porque sólo tienen técnicas y parecería que las técnicas resuelven los problemas, nada más que la política no es una técnica, es un arte, y yo creo que bajo esa óptica nuestro Presidente es un artista, pero le faltan traductores a su arte. Creo, sin menoscabo de que le rodea gente de enorme experiencia, con ideas humanistas trascendentes, me parece que falta que los equipos de trabajo sean más consistentes”.

El factor Elba Esther

Aún sin tener su registro, muchos llaman a RSP “el partido de Elba Esther”. Sin embargo, aún no está claro cuál va a ser el papel de la maestra, qué función va a jugar respecto al gobierno de López Obrador y qué iniciativas va a empujar desde el Congreso, en caso de que el voto les favorezca en 2021.

Elba Esther Gordillo no sólo es suegra de Fernando González, también es su mentora política y su guía en la tarea de construir un nuevo partido. Por ello se le pregunta qué papel va a jugar la profesora.

“Ella tiene una gran experiencia en articular poder, y la deficiencia que tenemos como país, en la política, es que a los políticos les da temor el poder. Lo que yo he visto es que a la maestra no le da miedo el poder, y lo enfrenta y lo confronta e inclusive lo articula y hace que el poder sirva.

“Esa fórmula de articular poder para que sirva el poder no es muy común en los políticos contemporáneos. Muchas veces parece que construimos líderes de papel, frágiles y quebradizos. Con personalidades ambiguas y discursos difusos, creo que Elba Esther no es de esas. 

“Con todo y las consecuencias que ha tenido su proceder en su vida, ha sido un ser humano auténtico, ha sido ella, con sus claroscuros, con debilidades y fortalezas, me parece que una mujer como ella tiene mucho que enseñarnos, porque también vive esa etapa de su vida donde ha podido sumar todas sus experiencias en algo que se llama sabiduría, y sólo se logra con grandes y duras experiencias y edad.

“Oírla, aceptar que nos ayude es bueno para nosotros y es bueno para la gente, porque después de todo lo que ha vivido tiene mucho que decir, tiene mucho que enseñar como maestra que es. ¿Qué lugar tiene? Ese, el lugar que ella quiera: tiene una visión de la política nacional e inclusive de la política mundial que pocos líderes tienen, y ha resistido embates que pocos líderes han resistido. Eso creo que le da un gran nivel de madurez, de articulación de poder y de interlocución”.

Aunque fue absuelta de los delitos que se le imputaban y está en proceso de recobrar sus derechos en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), a Elba Esther Gordillo la sigue persiguiendo una mala fama. 

Al respecto, Fernando González expone: “Muchos intereses construyeron un personaje a partir inclusive de errores y deficiencias de la propia persona. Hubo intereses que ayudaron a construir un personaje muy distinto a la persona, y que algunos elementos de su personalidad, pues conectaban con el personaje. Y no se tuvo ni el poder ni el dinero ni el modelo para hacer frente a esos ataques.

“El león no es como lo pintan. Elba Esther es una gran mujer, una gran abuela, madre de familia, es una gran señora, muy culta, muy determinada. Hace política de frente y eso a lo mejor no gusta. Cuando la maestra te dice sí, es sí, cuando te dice no, es no. Hasta donde tope, y es que esa es una gran virtud en política, que debemos aprender todos. 

“Cuando ella ha tenido conflicto con políticos es porque la han puesto de testigo de arreglos muy importantes, al más alto nivel. Y ella dice ‘sí vamos’, y luego los políticos que la rodean la traicionan y no van por el proyecto que acordaron y ella les dice: ‘acordamos y pactamos, primero el país y primero el acuerdo, vamos por aquí’. Y entonces vienen los conflictos, porque mucha gente no quiere cumplir lo que pactó, porque a veces cumplir cuesta, y los políticos desgraciadamente no quieren pagar costos, por eso pactan y no cumplen y creen que eso no tiene consecuencias”. 

¿Cuáles van a ser las banderas de RSP en caso de tener espacios en la Cámara de Diputados?

Hacer clase media, que la educación vuelva a ser esa herramienta de tránsito hacia mayores niveles de desarrollo social y humano, que la economía se haga cargo de estas exigencias y que vayamos cachando el éxito en el combate a la inequidad que está haciendo nuestro líder social que es el Presidente de la República, y que eso se convierta en una nueva sociedad que ahora sí supere la pobreza que heredamos desde la Colonia.

¿Van a empujar una nueva Constitución? ¿Queremos ser una nueva República? Pues, seamos otra República. Yo creo que sí, es muy probable que necesitemos otra Constitución y no le tengamos miedo, démonos otro sistema, démonos otra ley electoral.

“La representación proporcional en el Congreso la gente la rechaza, porque los que llegan son electos por los partidos y no por la gente, presiden las comisiones más importantes, pero ¿dónde está el vínculo de este personaje con la gente?

“Vayámonos a una nueva distritación, mantengamos los 500 diputados, pero tengamos 500 distritos, y hagamos que los partidos luchen por el territorio y representen a la gente, no a los poderes fácticos.

“¿Tenemos una crisis de justicia? ¿Por qué no elegimos a los jueces, como pasa en muchos países? ¿Por qué la carrera judicial no comienza con jueces electos? ¿Por qué el Presidente debe proponer personas de la sociedad para que sean magistrados o ministros, cuando debiese ser una carrera judicial que debe comenzar con la elección popular de los jueces? ¿Por qué elijo al Ejecutivo y a los integrantes del legislativo y vuelvo una elite impenetrable al Poder Judicial? Yo creo que ahí estamos mal

“¿Por qué el fiscal, que debe representar a la sociedad, no lo elige el pueblo? ¿Por qué no elegimos los fiscales por distrito? ¿Por qué no elegir a un fiscal por distrito para comenzar a oponernos como sociedad a la violencia creciente y a la impunidad?”

Desde el punto de vista de Fernando González, “López Obrador es un líder social extraordinario e inspirador, que está haciendo un gran esfuerzo por acabar con dos males: la corrupción y la inequidad social, una  desigualdad que ya estaba afectando nuestra convivencia social”.

Esa injusticia, sostiene, ha llegado al grado de convertirnos en una sociedad violenta y dividida. “Las instituciones no nos están dando resultado, por ello la Cuarta Transformación, esa suma de todos nuestros procesos históricos, requiere convertirse en la Cuarta República”. 

Desde la periferia del poder reconoce que el elector quiere una clase política austera, preparada y seria en cumplir sus promesas. Una clase política mas cercana a la gente. Sin parafernalia ni rituales. Fernando González, coordinador de las Redes Sociales Progresistas.

Sin pecado fiscal

El 8 de agosto de 2017, Elba Esther Gordillo Morales fue absuelta de los cargos que le formularon.

El 21 de abril de este año, la Fiscalía General de la República (FGR) devolvió los bienes que le fueron incautados desde febrero de 2013 a Gordillo, cuando fue acusada de operar recursos de procedencia ilícita y desviar siete cuentas bancarias, tres inmuebles, un lote de libros, obras de arte y tres vehículo, entre ellos un Chrysler Desoto, modelo 1936. 

En su momento, el abogado de Gordillo, Marco Antonio del Toro, promovió “por vía de amparo la cancelación de aseguramiento de bienes por inexistencia de delito, mismo que resultó favorable”.

Pero el 11 de ese mes, un Tribunal federal se negó amparar a la exlideresa para que se le permitiera tener acceso a las carpetas de investigación en las que apareciera como indiciada y para que se le informara si existe una nueva investigación en su contra.

“He vuelto”

Elba Esther Gordillo hizo su retorno a la vida pública en México en octubre del año pasado, cuando aseguró que aún mantenía el liderazgo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). “Lo que tiene Juan Díaz es la chequera de los maestros, pero lo que tengo yo es el liderazgo de los trabajadores. ¡Ésa es la diferencia!”, dijo.

El pasado 1 de mayo, en una reunión entre afiliados al SNTE y el organismo Maestros por México, Gordillo reiteró que regresará por la dirigencia del magisterio. “He vuelto y sacaremos a quienes nos pusieron de rodillas”.

el 24 de marzo, Gordillo hizo una reaparición en Chiapas, durante el primer acto de la organización Redes Sociales Progresistas (RSP), cuyo registro como partido político fue validado el pasado 17 de junio por el Instituto Nacional Electoral (INE) en Nuevo León.

Juan Iván Peña, coordinador nacional de RSP manifestó que la exlideresa es una asesora permanente “por la figura que representa”.

“Si el miedo te acaba a la primera y el estrés te debilita en tu primera decisión, no estás hecho para esto; estarás hecho para otra cosa, no para política, no para el poder. El poder se enfrenta, se discute, con el poder se negocia.” Fernando González Sánchez, coordinador de las Redes Sociales Progresistas.

Sigo siendo la presidenta del Comité Ejecutivo Nacional. Lo que tiene Juan Díaz es la chequera de los maestros, pero lo que tengo yo es el liderazgo de los trabajadores. ¡Esa es la diferencia!” Elba Esther Gordillo, exdirigente del SNTE. 23 de octubre de 2018.

Política y traición

Para explicar el rompimiento de Elba Esther Gordillo con la dirigencia de Nueva Alianza —partido que creó en 2005, tras distanciarse del PRI— González desarrolla el concepto de “traición”.

Eso fue lo que ocurrió, asegura, en febrero de 2013, la dirigente del SNTE fue encarcelada y el líder nacional de Nueva Alianza, Luis Castro, la abandona y apoya el Pacto por México impulsado por el entonces presidente Enrique Peña Nieto.

“La traición en política siempre se va a dar, a veces se abandonan las ideas y a veces los proyectos. Esa es la traición que se vale en política. Si yo te digo ‘estoy contigo’ y caes en desgracia e inmediatamente me voy con otros, si estoy cambiando de ideas la traición se vale, pero si estoy abandonándote a tu suerte, cuando perdiste, eso se llama ser miserable, inhumano y descompuesto en tus valores.

“Si el miedo te acaba a la primera y el estrés te debilita en tu primera decisión, no estás hecho para esto; estarás hecho para otra cosa, no para política, no para el poder. El poder se enfrenta, se discute, con el poder se negocia. A veces el poder eres tú mismo, es tu idea, es tu mirada, es tu voz es tu actitud, es lo que crees. Ese es el poder, eso lo hemos aprendido de Elba Esther, porque ella es así, nunca vas a ver a Elba Esther Gordillo dandole la espalda a un amigo, esté como esté”.

El dato. Cinco años duró el encarcelamiento de Gordillo en los penales de Santa Martha Acatitla y Tepepan, acusada de desvío desde el SNTE.

Compartir