FOTO: Especial

Compartir

Jair Avalos | Corresponsal

VERACRUZ, Ver.- La familia del periodista Gregorio Goyo Jiménez, asesinado en 2014, sufrió de un atentado en su domicilio en la localidad de Villa Allende, en el municipio de Coatzacoalcos, al sur de Veracruz.

Dos sujetos intentaron quemar la casa de la familia del reportero y vandalizaron un automóvil que se encontraba afuera. Los vecinos detuvieron a los agresores que gritaban “les damos chance de correr”, mientras atacaban el inmueble.

Los detenidos fueron golpeados por los vecinos que defendieron a los Jiménez Hernández.

La viuda Carmela Hernández Osorio denunció esta mañana que personal de la Unidad Integral de Procuración de Justicia de Coatzacoalcos no la quiso atender durante la madrugada.

Pues la señorita que estaba de guardia no sé si por flojera (…) de Palma Sola nos mandaron para acá (…) son unos tipos que se dedican a andar haciendo sus tonterías”, dijo.

Carmela Hernández dijo que uno de los agresores estuvo espiando la casa de Goyo durante todo el día.

Ellos no decían ya nada, porque ya los habíamos agarrado. Hasta dijeron que eran menores de edad, pero no era así” y explicó que los hombres le gritaron a los hijos de Gregorio Jiménez “que no se metieran”, por lo que ella no entiende cuál era el objetivo del atentado.

En 2014 fueron presentados seis presuntos asesinos del periodista Gregorio Jiménez, sin embargo, siguen sin sentencia y el proceso está parcialmente detenido.

Y aunque “ya se habían calmado las cosas” desde hace un año, explicó la viuda de “Goyo”, reciben amenazas y “nos insultan” cuando atienden el local familiar.

Compartir