Diana Loyola

El tema para el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 2018, es “Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres”.

La Organización de las Naciones Unidas, buscando la meta “Por un planeta 50-50 en 2030, demos el paso por la igualdad de género”, propone para celebrar el Día Internacional de la Mujer, homenajear a las activistas que trabajan para reivindicar los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres en todo el mundo, tanto en medios rurales como urbanos. Es importante el esfuerzo que se centra en darle voz y visibilidad a las mujeres rurales, que forman más de una cuarta parte de la población mundial, dado que los medios con los que cuentan para su labor son más limitados que los de las mujeres que habitan las ciudades.

Este año, el Día Internacional de la Mujer suma sus iniciativas al movimiento mundial en contra del acoso sexual, la violencia y la discriminación contra las mujeres que ha acaparado el discurso público en las redes sociales, y que ha marcado tendencia a favor de un cambio. Las mujeres de todo el mundo se están organizando y trabajando por un futuro más igualitario. Marchas, campañas, movimientos en la red como #MeToo, #YoTambién, #BalanceTonPorc o #NiUnaMenos, junto con muchas otras iniciativas, que buscan equiparar las condiciones de las mujeres a las de los hombres en cuanto a salarios, trato, respeto, así como en representación política.

Las mujeres que cultivan el campo, que labran la tierra y aseguran que sus comunidades tengan alimento. Esas manos y esos corazones son los que mantienen a muchas familias alrededor del mundo a pesar de ser objeto de desigualdades de género y discriminación, ambas lamentablemente con un profundo arraigo a lo largo y ancho del planeta. Un ejemplo de ello es que el salario entre las mujeres y los hombres tiene una diferencia del 23% y en las zonas rurales puede llegar a ser del 40%. No cuentan con infraestructura, servicios, ya no digamos seguridad social y médica. Son mujeres en situación vulnerable y sin embargo trabajadoras, muchas de ellas activistas, luchadoras incansables en pro de mejores condiciones de vida e igualdad.

En México, entre otros eventos y actividades, se dará el Primer Encuentro Internacional, político, artístico, deportivo y cultural de Las Mujeres que Luchan, en el marco del Día Internacional de la Mujer, los días 8, 9 y 10 de marzo en el Caracol de Morelia, Chiapas. Convocado por el Congreso Nacional Indígena (@Congresonacionalindigenamexico).

“Como mujeres nos queremos vivas, como viva está nuestra madre la tierra y como vivos estamos los pueblos. Nos queremos libres como libres queremos nuestros territorios y a nuestra gente consciente y solidaria. Nos queremos sin miedo, porque es el momento de cambiar desde lo que somos como mujeres los tejidos que nos unen como familias, que nos unen como pueblos originarios y como sociedades de la ciudad.” –Marichuy

Voces de todo el mundo se suman a este esfuerzo que quiere aprovechar el impulso que han tenido los movimientos recientes que buscan lograr mayor consciencia y, a través de ella, paridad.

Cito a Concepción Company, de la Academia Mexicana de la Lengua, “Igualdad no es que te llamen arquitecta, es que te paguen igual y tengas las mismas oportunidades”. Y es justo eso lo que se busca, igualdad de condiciones, de oportunidades, de mirarnos solidariamente entre mujeres, de apoyar las causas de unas que son las de todas, de crecer y ser mujeres en acción.

El Día Internacional de la Mujer es una invitación al empoderamiento de las mujeres en el mundo, a abrir nuestros oídos a las demandas de igualdad, de respeto por los derechos y por la justicia, de un alto a los feminicidios. Una invitación a honrar los esfuerzos hechos y a generar los cambios necesarios.

@didiloyola

Compartir