Foto: AFP

Compartir

AFP

NUEVA YORK, Estados Unidos. La compañía estadounidense de coches eléctricos Tesla fue demandada el martes por la familia de un pasajero fallecido en 2018 en un accidente de tráfico que, según ella, se debió a un defecto en la batería del vehículo, informaron los abogados de las víctimas.

Tesla se enfrenta a varias demandas por otros accidentes en los que estuvieron implicados sus coches de alta tecnología, pero en la mayoría de los casos, los problemas tuvieron que ver con su piloto automático.

El bufete de abogados Corboy y Demetrio, de Chicago, presentó una demanda por negligencia contra Tesla por la muerte de Edgar Monserratt Martinez en el accidente sufrido en mayo de 2018 en Florida.

Según varios testigos, el conductor, Barrett Riley, que también murió en el accidente, perdió el control del vehículo mientras intentaba adelantar a otro coche. El automóvil se subió entonces a una acera y chocó contra una pared antes de arder en llamas, según la autoridad estadounidense que investiga los accidentes de tráfico.

«La batería del Tesla S era propensa a incendios muy fuertes, imposibles de apagar a tiempo», aseguró Philip Corboy Jr, un socio del bufete de abogados, en un comunicado.

El coche circulaba a 116 millas por hora (186 km/h) poco antes del accidente, según una investigación preliminar realizada en junio de 2018.

Un portavoz de Tesla declaró: «nuestros pensamientos siguen estando con las familias afectadas por esta tragedia. Por desgracia, ningún coche habría podido resistir un accidente a alta velocidad de este tipo».

En la demanda se indica que la familia de Riley había instalado un dispositivo para evitar que el coche superara las 85 millas por hora (136 km/h) pero, según los abogados, éste fue retirado en otro taller de Tesla sin permiso. MM

Compartir