Compartir

Redacción ejecentral

Resulta que en diferentes dependencias federales, incluido hasta el Poder Judicial de la Federación, se ha ido incrementando el uso de certificados de  incapacidad y de licencias médicas que extiende el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajdores del Estado, oséase, el ISSSTE; a pesar de las diferentes medidas adoptadas para impedirlo; sin embargo, no se trata de documentos que respondan a enfermedades existentes, sino que son documentos oficiales que se sustraen de los blocks de certificados y se venden en un mercado muy demandado por algunos servidores públicos que quieren hacerse pasar como enfermos. Dicen los que saben que el problema ha crecido tanto que ya se inició una investigación interna para descubrir la madeja de complicidades.

Compartir