Compartir

AFP

Washington. El vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, presentó la mañana de este viernes su renuncia, debido a desacuerdos por el nombramiento de Anthony Scaramucci como director de Comunicaciones, con lo que se agudiza la crisis que vive en el gobierno de Estados Unidos, a siete meses de que Donald Trump asumiera la presidencia.

A las 10 de la mañana, el presidente estadunidense ofreció el puesto a Scaramucci, un amigo del magnate en Wall Street, sin embargo, Spicer consideró que el nombramiento era un grave error, de acuerdo con una fuente cercana citada por The New York Times.

Foto: Jim Watson / AFP

Foto: Jim Watson / AFP

Durante su primera comparecencia ante la prensa como nuevo jefe de Comunicaciones, Scaramucci negó que haya tensiones generalizadas en el seno del gobierno, instantes después de la renuncia del portavoz Spicer.

«Quiero dejar claro que nuestra cultura es que ponemos por delante la agenda del presidente, que sirve perfectamente a los estadunidenses, de forma que si hay algo de fricción en la Casa Blanca como resultado de eso, está bien», aseguró.

Sin embargo, precisó: «No tengo ninguna fricción con Sean» y tampoco con el jefe del gabinete, Reince Priebus.

«Con Reince somos un poco como hermanos, inclusive a veces jugamos duro como hacen los hermanos», apuntó.

Sean Spicer será sustituido por Sarah Huckabee Sanders a partir de septiembre, quien leyó una breve declaración del presidente Donald Trump en la que agradeció el trabajo de Spicer y le deseó suerte.

Con relación a Scaramucci, Trump señaló que «ha sido un enorme apoyo y ayudará a implementar aspectos de nuestra agenda al frente del equipo de comunicaciones».

«Hemos logrado muchas cosas y nos han dado crédito por muy poco», subrayó.

La dirección de Comunicaciones de la Casa Blanca estaba vacante desde mayo, cuando Michael Dubke entregó su carta de dimisión alegando «motivos personales».

Desde su salida, Spicer había asumido interinamente las funciones.

En la estructura de la Casa Blanca, la oficina de Scaramucci es la que diseña la estrategia de comunicaciones de la presidencia, aunque el portavoz es el rostro visible encargado de aplicar esa línea comunicacional. (Con información de The New York Times y AFP. Foto: BRENDAN SMIALOWSKI / AFP). DA

Compartir