Oscar Moha

El Sistema de Administración Tributaria (SAT), que hace unos meses tenía todo listo para pasar a revisión limosnas y ofrendas en las asociaciones religiosas, dejaron expedientes, y nombres de Iglesias y de Ministros de Culto encriptados, pero muy a la vista de la nueva titular, Margarita Ríos Farjat, ya que algunos casos podrían estar dentro de lo que se llama “lavado de dinero” .

En el sexenio anterior sólo unas cuentas asociaciones religiosas registradas ante Gobernación fueron llamadas a cuentas o auditadas por la secretaría de Hacienda, luego de que sus declaraciones no cuadraban con la realidad y menos con la buena voluntad a la que están sujetas.

Las Iglesias están catalogadas como entidades “sin fines de lucro”, pero la Secretaría de Hacienda detectó que algunas son más un negocio que un centro de acompañamiento espiritual y sus fines más rentables que una casa de apuestas.

Aunque no pagan impuestos, sí deben declarar sus gastos y mantener informado a Hacienda sobre sus movimientos financieros. Pero, no todas las Asociaciones Religiosas presentan un ingreso estable, duradero y noble como para mantener a sus Ministros de Culto y sus familias y sus gastos operativos. No es el mismo ingreso que percibe cada domingo un templo católico ubicado en una colonia residencial que una en zona indígena cuya membresía no rebasa los 50 miembros, y ambas tienen que reportar lo que sale y entra ante la autoridad hacendaria, mediante los mismos mecanismos cibernéticos.

Hay desigualdades económicas que antes no fueron tomadas en cuenta. Por ejemplo, no es lo mismo declarara ante Hacienda el “salario” que recibe el pastor o sacerdote que tiene bajo su cobertura espiritual a 100 personas, que aquellos cuyas congregaciones rebasa las 2 mil almas. Se da al caso que algunos de ellos cuentan hasta con guardia personal, chofer, hijos en escuelas privadas, gastos de representación y otros gastos que se cargan a las ofrendas que depositan los files a los “fifís de la religión”.

El SAT no cree a las Iglesias que tiene registrados más de 4 mil templos, más de 2 mil ministros de culto, que sólo reporta ante el sistema tributario poco más de 200 personas en nómina, por lo que en breve auditarán esta sobrenatural manera de administrar y mantener un cuerpo directivo tan amplio y tantos inmuebles con tan pocos recursos humanos, que en algunos casos no gozan de las prestaciones de ley reglamentarias.

Ya se tienen identificados a algunos empresarios que dan sus diezmos y ofrendas, solicitando en contra parte recibos deducibles de impuestos para poder “lavar” no sólo sus culpas, sino además aquellos montos que no pueden explicar ante Hacienda. Lo hacen en complicidad con líderes espirituales que cuentan además con una Asociación Civil para poder triangular cuentas bancarias, sin dejar rastros que los pudieran identificar como “blanqueadores” de recursos.

Los gobiernos Estatales como Veracruz, Guanajuato, Estado de México, Nuevo León, Guerrero, Chiapas, Oaxaca y la Ciudad de México han destinado partidas presupuestales en efectivo y en especie casi siempre para la Iglesia Católica, que ha sido la más “bendecida” desde que se fundó el Partido Revolucionario Institucional por todos sus Presidentes, sin dejar fuera a los panistas Vicente Fox Quezada y al “pecador estándar” Felipe Calderón Hinojosa.

Sólo como ejemplo están los terrenos que se donaron en administraciones priístas para la construcción de una mega capilla en Huixquilucan. O los donativos en efectivo que los gobiernos de Guanajuato y Nuevo León hacen cada año para fiestas patronales en los principales municipios. O los predios que regalaron a la Iglesia Católica desde el PRD y PAN en Veracruz cada sexenio.

Así que están por echar a andar una manera más agresiva de recaudar impuestos en las  y no permitir que el crimen organizado siente sus bases en las Iglesias para usarlas como “purificadoras de efectivo”.

Entre sus planes inmediatos está obligar a Ministros de Culto a registrarse de manera obligatoria ante el SAT para que ya sea dentro de la Iglesia, prestando un servicio social, o fuera de ella como profesionistas o prestadores de servicios declaren lo que tienen, lo que ganan, lo que gastan y lo que ahorran.

Ríos Farjat, ya tiene a la mano el nuevo esquema para tratar a las Asociaciones Religiosas de tal manera que los Ministros de Culto que no cuentan ni siquiera con un correo electrónico y aquellos que tienen megaiglesias puedan tener acceso fácil y noble para hacer sus declaraciones hacendarias. Y quienes reciben los grandes donativos y aquellos que ponen de su riqueza personal para prestar un servicio religiosos puedan fácilmente dar a conocer de dónde salen esas monedas y billetes que usan para sus fines, aunque pastores y líderes evangélicos que conocen del tema fiscal ya preparan también sus propuestas para presentarlas en una reunión con las autoridades correspondientes.

PALABRA DE HONOR: ¿De qué tamaño será la amistad entre los líderes de MORENA y el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, para que lo cobijaran en la Cámara de Senadores y no compareciera para dar a conocer qué pasó con los recursos destinados a madres solteras? Según la Auditoría Superior de la Federación falta aclarar qué pasó con más de 680 millones de pesos destinados al Programa “De Corazón a Corazón” donde familias uniparentales recibirían un apoyo que no ha llegado. “Lo bueno es que ya se va”, dijeron los de la fracción morenista en el Senado. “Lo malo es que va para allá”, dijeron chiapanecos que saben de sus mañas.

Compartir