Compartir

Redacción ejecentral
Foto @Noticiasenfasis

Foto @Noticiasenfasis

La Policía alemana encontró huellas dactilares del tunecino Anis Amri, el hombre buscado en toda Europa por estar vinculado en el atentado de Berlín, en la puerta del camión usado en el ataque, según informaciones del «Süddeutsche Zeitung» y las emisoras NDR y WDR.

El hallazgo, no confirmad por la Policía, refuerza la tesis de la implicación de Amri, que había sido vigilado por las fuerzas antiterroristas en el pasado y cuya documentación fue encontrada en la cabina del camión.

Autoridades de Berlín lo habían vigilado entre marzo y septiembre al temer que pretendiera cometer un robo para comprar armas automáticas y, presuntamente, perpetrar después un atentado, pero el operativo se cerró al no hallarse pruebas que sustentaran las acusaciones.

Según informaciones de la edición digital de «Der Spiegel», las fuerzas de seguridad interceptaron sus comunicaciones y el joven llegó a ofrecerse como terrorista suicida.

En el verano de 2015 presentó una solicitud de asilo y fue rechazada el pasado mes de junio,

Ministro alemán señala a Amri

El ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, detalló que Amri es «con alta probabilidad» el autor del atentado de Berlín, a la luz de las pruebas adicionales halladas en el camión con que se realizó el ataque

El ministro hizo esta declaración en una comparecencia conjunta con la canciller, Angela Merkel, quien expresó su confianza en una «pronta detención» del sospechoso.

Merkel aseguró, tras visitar la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), que en los últimos años Alemania ha llevado a cabo «notables esfuerzos» para poder afrontar mejor el «reto terrorista» y destacó también el apoyo que está recibiendo de otros países que se han enfrentado a atentados en el pasado.

Foto @Noticiasenfasis

Foto @Noticiasenfasis

Reabren bazar navideño atacado

Este jueves reabrió el bazar navideño que fue atacado el pasado lunes, en un intento por recuperar la normalidad y en medio del clima de incertidumbre que rodea un atentado que dejó 12 muertos y medio centenar de heridos.
El retorno a la actividad usual del mercado lo marcó una sencilla ceremonia en la Gedächtnis-Kirche, la emblemática Iglesia evangélica alrededor de la cual se reparten las casetas, sin presencia institucional y presidida por 12 velas blancas sobre el altar, una por cada víctima mortal.

Los puestos de glühwein -vino caliente especiado-, salchichas y comida típica volvieron a abrir tras el obligado cierre.

Compartir