Compartir

David Colmenares

El País tiene 2445 municipios. He comentado en su oportunidad señales claras de una estructura nacional de la desigualdad entre los mismos. En menos de 80 se concentran las participaciones, la recaudación del predial y en sólo 25 más de la mitad de la deuda pública. Es claro que se tienen que considerar diferentes enfoques para comprender y entender esta realidad, que habla muy claro del norte y del sur del País.

La concentración de municipios es una muestra clara de ello, su atomización se encuentra en el sur del País: en Oaxaca 570, casi la cuarta parte en una sola entidad, En Puebla 217, Veracruz 212, Chiapas 122. Por otro lado Jalisco y el Estado de México, 125. El DF dada su naturaleza no tiene municipios, ni los debe tener. Hay municipios como Ecatepec, que tienen más habitantes  que algunos estados, como Ecatepec el más poblado de América Latina, con más de 3 millones de habitantes. Como señala FENAM, el más pequeño está en Oaxaca con 102 habitantes.
El PRI gobierno en  63 por ciento (1538 municipios), el PAN 16 por ciento (391) y el PRD el 10 por ciento (254). Por su parte en alianza PRD-PAN 75, el res por ciento. Lo demás son alianzas locales o regionales.
Los grandes problemas de violencia a niveles que ya han llamado la atención en organismos internacionales e incluso los medios periodísticos y noticiosos de otros países, se ubica desafortunadamente en el sur sureste el País. Efectivamente sin dejar de considerar los grandes problemas de violencia, crímenes y delincuencia organizada como se ha observado en Ciudad Juárez, Tamaulipas, Sinaloa, Monterrey  y Tijuana por ejemplo, es evidente que en 2014 se profundizaron los conflictos sociales y armados en Michoacán y Guerrero: autodefensas, bandas criminales, asesinatos, secuestros y muertos, muchos muertos. En Oaxaca en oras circunstancias, la pobreza se respira, recordemos el conflicto social de 2006, donde se manifestó un problema sin precedente en ese momento, en el resto del País.
No es casual que el Movimiento Magisterial de la CNTE su encuentra principalmente en Michoacán, Chiapas, Guerrero y Oaxaca, aunque ya ramificado en muchas entidades federativas más.
No es casual también que las entidades con menor ranking de competitividad, como ha demostrado el IMCO, son las mencionadas. Tampoco lo es que de las 80 ciudades más deterioradas en competitividad, se encuentran esas mismas entidades.
Lo mismo sucede con los índices de autonomía fiscal, con excepciones en las capitales económicas y políticas de los estados. Y esto se refleja en lo referente a seguridad por ejemplo. Claro con algunas excepciones, como fue el caso de Tuxtla Gutiérrez, que desde que estuvo como Presidente Municipal Jaime Valls Esponda, tuvo reconocimientos tanto de organizaciones ciudadanas, como la de los responsables de avanzar en  lo referente al mando único policial.
Ayer leí lo que el Municipio de Atizapán en el Estado de México publicitó: la instalación de 300 cámaras y 10 mil botones de auxilio; aplicación de examen de confianza al 100 por ciento de los elementos; y más de 100 nuevas patrullas, lo que es imposible en la mayor parte de municipios del País. Incluso en muchas capitales estatales.
Con mucha razón el Gobierno de la República, ha anunciado su prioridad para atender urgentemente y con recursos el desarrollo de Chiapas, Guerrero y Oaxaca, tocando por supuesto a Michoacán.
La distancia es muy grande, pero se tiene que atender.

Compartir