Compartir

Redacción ejecentral

Aunque la aprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador ha disminuido en los últimos meses, las diferentes encuestas muestran que se mantiene, en promedio, por encima del 40% en el país; pero eso no garantiza el voto para los candidatos de Morena a la Cámara de Diputados.

Si bien la estrategia de publicitar y administrar los casos de posible corrupción de funcionarios de gobiernos pasados, incluyendo expresidentes, también puede sumarle votos a su partido, el gobierno lopezobradorista enfrentará, a finales de este año y los primeros meses del próximo, los peores síntomas de la crisis económica del país, lo que podría impactar negativamente en conseguir el dominio en el Congreso.

Los especialistas consideran que no sólo se realizará el mayor proceso electoral en México el próximo año, sino también se decidirá el destino económico del país. Así, puede verse este proceso como la disputa entre Morena que gobierna siete estados con el 32.3% del PIB, el PRI con 12 entidades tiene el 29.9% y el PAN que guía el 18.8% de la economía nacional. 

En contexto, en abril se perdieron 12.5 millones de puestos de trabajo y de ellos, 555 mil eran empleos formales o registrados en el IMSS y con cuentas de ahorro para la jubilación. Si bien el próximo año la economía podría crecer, será también por un efecto estadístico. En uno de los escenarios del Banco de México, en 2020 el PIB podría desplomarse hasta 12.8% y en 2021 crecer 1.3%. Con esa alza, la economía seguiría 11.9% por debajo de los registrado en 2018, el último año del expresidente Enrique Peña Nieto.

›Esta situación, es una preocupación para Estados Unidos, al menos así lo muestra el Departamento de Estado. De acuerdo con el Informe de Riesgos Globales (World Risks Report) 2020 del Foro Económico Mundial, en el primer año del gobierno de Andrés Manuel López Obrador la economía retrocedió 0.3%, derivado de la “dirección incierta” del nuevo gobierno, lo cual representa “riesgos futuros” por el bajo crecimiento.

En estas condiciones se acudirá el próximo año a las urnas, y alrededor de 94.8 millones podrán votar para renovar completamente la Cámara de Diputados, el principal contrapeso al Ejecutivo, porque no sólo se definen las reformas legales, sino la distribución de los recursos. 

Es por ello que, en medio de disputas partidistas, los dirigentes locales y estatales de Morena, deberán definir a sus próximos candidatos, y prevén generar alianzas con otros partidos con la intención de tener, nuevamente, el control legislativo por tres años más, hasta el final del gobierno de López Obrador. 

TE RECOMENDAMOS:

Compartir