FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM

Compartir

Redacción ejecentral

El presidente Andrés Manuel López Obrador ya tomó una decisión y no hay, por el momento, argumento que lo haga cambiar de opinión, al menos eso aseguran quienes lo han escuchado hablar sobre su apoyo al controversial Félix Salgado Macedonio, candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero. Dicen los que saben que don Andrés está convencido de que todas las acusaciones en contra de Salgado son mentira y que Amílcar Sandoval, su contrincante en territorio guerrerense, deberá esperar su turno dentro de seis años, aunque se queje e interponga los recursos legales que quiera, porque don Félix es inamovible.

Compartir