Alejandro Alemán

Lo retro está de moda: series sobre Luis Miguel, Menudo y Timbiriche. Documentales sobre los juguetes que nos cambiaron la vida a los hoy cuarentones, y claro, lo siguiente por suceder era una serie documental sobre los videojuegos que nos traumaron.

Se trata de High Score, miniserie documental producida por los creadores de Great Big Story, exitoso canal de YouTube que produce microdocumentales sobre historias peculiares como por ejemplo: el origen de la sopa instantánea, la carrera del hombre que dobla la voz de Batman en las caricaturas, o el inventor de la fuente Comic Sans.

Con toda la experiencia de realizar este tipo de materiales para Youtube, High Score está compuesto de seis episodios que en la superficie siguen la ruta clásica de este tipo de historias: apelar a la nostalgia sobre los videojuegos más famosos y que por supuesto nos cambiaron la vida.

El origen de Pacman, la conquista del mercado por parte de Nintendo, la guerra contra Sega, la llegada de Street Fighter, la polémica sobre Mortal Kombat, los primeros shooters y más. 

Los documentales sobre videojuegos son un género (si se le puede llamar así) muy nutrido en el propio YouTube, ¿qué hace especial a High Score? que no solo muestra las historias conocidas, sino que también da luz sobre aquellas que no fueron tan famosas pero que resultaron trascendentes para el crecimiento de la industria aunque pasaran desapercibidas.

Así, en los capítulos de esta serie podremos saber la historia del hombre que inventó (antes que Sega o Nintendo) la idea de la consola de juegos, el extraño empleo de un individuo que se ganaba la vida contestando el teléfono de dudas de Nintendo de América en los 80, la extraordinaria historia de la mujer que, junto con su esposo,  inventó los juegos de aventura modernos, la historia de cómo Toshihiro Nishikado se inspiró para crear Space Invaders, o los detalles de la guerra con la cual Sega pretendía desbancar a Nintendo (y cómo por al menos un instante, lo logró).

Al ser historia reciente, uno podría pensar que ya sabemos todo sobre los videojuegos y justo en eso radica lo interesante de High Score: su afán por mostrar la cara oculta de aquella industria, siempre con un buen ritmo y un estupendo sentido del storytelling que hace de esta serie algo tan divertido como los videojuegos mismos. 

La pueden ver en Netflix. 

Compartir