Compartir

Jonathan Nácar

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele Ortez, aseguró que en torno a la investigación por el feminicidio de Victoria Esperanza Salazar Arianza, quien el sábado murió a manos de policías municipales de Tulum, Quintana Roo, existen más víctimas y agresores que hasta este lunes no han sido detenidos.

“El caso de Victoria es mucho peor de lo que pensábamos. Aún no podemos dar más información, pero el drama humano se extiende mucho más y deben haber varios cargos de misoginia y agresión (aparte del asesinato). Daremos seguimiento a este caso, hasta que se haga justicia”, tuiteó este lunes el mandatario.

Este semanario intentó corroborar alguna información adicional respecto a los mensajes del presidente salvadoreño; sin embargo, por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país se remitieron a señalar que “hay coordinación entre las autoridades de ambos países y todo hallazgo se haría del conocimiento público”.

Por su parte, el fiscal general de Quintana Roo, Óscar Montes de Oca ofreció este lunes un mensaje en el que reconoció que la mujer salvadoreña de 36 años, quien desde hace cinco años radicaba en México junto con sus dos hijas en calidad de refugiadas, murió a causa de la fractura en la parte superior de la columna vertebral, por la ruptura de la primera y segunda vértebra causada por “las maniobras de sometimiento que se le aplicaron a la víctima durante el proceso de su detención”.

El abuso policial en contra de Victoria Esperanza fue captado en un video que circuló en redes sociales en el que se ven al menos cuatro policías que la tuvieron esposada y tirada en el piso boca abajo, mientras dos de los uniformados se mantienen encima de ella, aunque no se muestra que la mujer se opusiera a su arresto, el cual presuntamente el reporte policial se indicó que el motivo de su sometimiento fue por que se le señaló de alterar el orden.

“Decir a sus familiares, a las mujeres salvadoreñas, mexicanas, las mujeres del mundo, a todos, hombres y mujeres, que se va a castigar a los responsables. Ya están en proceso de ser enjuiciados y no habrá impunidad”, señaló el presidente Andrés Manuel López Obrador al condenar el asesinato de Victoria Esperanza de quien sostuvo que, “fue sometida por la policía, fue brutalmente tratada y asesinada. Es un hecho que nos llena de pena, de dolor y de vergüenza”.  

Compartir