Foto: Especial/Twitter: @AGUILERA1971/@MAPFREGUANAJUA1

Compartir

Jonathan Nácar

A dos días de haber tomado protesta como nuevo gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez ya enfrentó su primer desafío. Un operativo de la Policía Federal presuntamente contra uno de los principales líderes criminales en el estado desató una serie de enfrentamientos que derivaron en bloqueos carreteros y la quema de vehículos; el saldo al momento es de ocho presuntos delincuentes abatidos, varios heridos, así como el aseguramiento de camionetas y armamento de grueso calibre, incluyendo explosivos C4 y lanza granadas.

Poco más de 48 horas habían pasado de que el panista reconociera ante el Congreso estatal que su prioridad y principal reto sería el “recuperar la paz en Guanajuato”,  cuando cerca de las seis de la tarde de este viernes se dio el primer reporte: al menos 50 civiles fuertemente armados a bordo de decenas de camionetas abrieron fuego contra policías federales sobre un tramo de la carretera Apaseo- Jerécuaro, cerca de la localidad de Purísima del Zapote, municipio de Jerécuaro.

En respuesta a ese choque armado, el cual según los reportes de las autoridades se habría prologando por alrededor de dos horas, se desató una persecución sobre la carretera Panamericana Celaya-Querétaro, la cual se vio bloqueado con al menos tres vehículos y un tráiler incendiados en el acceso a la comunidad de San José Agua Azul, en el municipio de Apaseo El Grande.

Los hechos violentos fueron confirmados por la Policía Federal que a través de un comunicado confirmó que, “como resultado de la implementación de acciones en materia de seguridad para combatir delitos de alto impacto en Guanajuato, elementos de élite de la Policía Federal tuvieron un enfrentamiento con un grupo de civiles fuertemente armados que viajaban a bordo de varios automóviles en la zona de Jerécuaro”.

El resultado tras repeler la agresión, en la que los uniformados federales reconocieron que eran superados en cantidad por los hombres armados, se logró el aseguramiento de siete camionetas, cuatro de ellas con reporte de robo, siete armas largas, así como diversos artefactos explosivos improvisados y un tubo lanza granadas. En total, la PF dio cuenta de un saldo de ocho presuntos criminales abatidos.

Aunque versiones periodísticas referían que el despliegue de fuerzas federales se había generado en busca de la detención de José Antonio Yépez Ortiz, alias «El Marro», identificado como líder del Cártel de Santa Rosa, reconocidos como una organización dedicada al robo de combustibles y antagónicos al Cártel Jalisco Nueva Generación, fotografías de lo asegurado tras los enfrentamientos en Jerécuaro y Apeseo evidencia que parte del equipo táctico confiscado tiene las siglas del “CJNG”.

En la edición de ejecentral de este jueves el reportaje principal: “Guanajuato, el cáncer que se dejó crecer” se dio cuenta de la crisis de inseguridad y violencia con las que asumía el gobierno, Diego Sinhué, donde en medio de este panorama de incertidumbre ambas organizaciones delictivas se enfrentan por el control del hurto y venta ilegal de los combustibles provenientes de la refinería de Salamanca y los poliductos que abastecen a la región occidente y parte del Pacífico del país.

“Surge otra organización que al parecer es una escisión de Jalisco Nueva Generación, el cártel de Santa Rosa, y los enfrentamientos se incrementaron en mayor intensidad por el robo de combustibles y la venta del mismo que se refleja en la tasa de homicidios, y también en lo que se refiere a los elementos de fuerza de seguridad. Muestra de esta crisis, es que en Guanajuato han ejecutado a más de 50 policías, la mayoría municipales, en lo que va del año”, señaló a este periódico, Rubén Salazar, consultor en seguridad pública y análisis de riesgos.

Previo a los enfrentamientos, la tarde del mismo viernes, elementos de seguridad del estado atendieron el reporte de una camioneta cargada con explosivos C4 estacionada a las afueras del Ministerio Público de Apaseo el Grande. De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) la tasa de homicidios dolosos en ese municipio en el último año fue de 65.8, muy por encima del 28.1 del promedio estatal.

La alerta tras los hechos violentos se mantiene, y a las acciones de patrullaje que se hicieron extensivas a la zona limítrofe del estado con Querétaro a las cuales se sumó personal de Seguridad Pública del estado, y las Fuerzas Armadas en busca de los agresores.

ES DE INTERÉS

Guanajuato, el cáncer 
que se dejó crecer

Compartir