Raymundo Riva Palacio

Andrés Manuel López Obrador siempre ha hecho, salvo excepciones, lo que dice. Por lo tanto hay que creerle que el próximo domingo, cuando anuncie qué tipo de política va a llevar a cabo para apoyar la recuperación económica, excluya estímulos fiscales para el sector privado, refuerce la recaudación, obligue a las empresas a no reducir su plantilla ni a rebajar salarios –aunque él si lo vaya a hacer en el gobierno-, y se enfoque en la salud, el bienestar y el empleo. “Van a ver cuántos empleos vamos a crear”, enfatizó el jueves en su comparecencia pública matutina, en la parte más enigmática del compromiso, y pidió que no se compare a México con otros países –porque su “transformación” es única-, por lo que no recurrirá a recetas del pasado. Las cosas están claras. Será a su modo.

En materia de salud, está preparando el camino para anunciar la fase tres de la pandemia del coronavirus, aunque ya está previsto, por decreto, que el gobierno pueda tomar posesión de todos los hospitales y clínicas privadas que necesite para afrontarla, a costa, como ha dejado ver, de los propietarios, que probablemente tendrían que subsidiar los costos de operación. En materia de bienestar, lo ha señalado varias veces en días pasados, se mantendrán los programas sociales y la entrega directa de recursos, mediante el financiamiento de los contribuyentes. La creación de empleos probablemente la focalice en el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas. De ahí su afirmación que esta crisis de salud llegó en el mejor momento para fortalecer su “cuarta transformación”.

La apuesta de López Obrador por la recuperación desafía todo, a la economía y a las políticas de estímulos en el mundo. Es el único país que no prevé estímulos para el sector privado, aunque les aprieta fuertemente el pescuezo. Piensa que la única forma que puede subsidiar los programas sociales es obligando al sector privado a financiarlos, y como va a tener que seguir pagando impuestos y hay una amenaza política en caso de que quieran ajustar sus nóminas, es probable que muchas empresas cierren. Si esto sucede, dejará la recaudación y se secará la máquina clientelar en la Secretaría del Bienestar. Podría recurrir al déficit fiscal, pero no lo hará; en lo profundo de su corazón hay un neoliberal indómito.

En su cabeza debe tener la solución, y mucho beneficiaría a los mexicanos que estuviera en lo correcto. Los expertos, sin embargo, tienen otros datos. Una gráfica elaborada por Bloomberg con datos del Banco Mundial, la consultora Eurasia, el Consejo Mundial de Turismo, el Laboratorio sobre el Crecimiento de la Universidad de Harvard y Lancet, la revista especializada en ciencia, analizó las vulnerabilidades económicas, la capacidad política y la preparación del sistema de salud en 38 países.

México se encuentra en el sótano dentro, sólo menos peor que Irán. Si bien en la parte de los sistemas de salud todos los países latinoamericanos, salvo Perú, se encuentran mal preparados para enfrentar el Covid-19, Bloomberg coloca a México en una de las situaciones más desventajosas de ese grupo de naciones, sólo por encima de Argentina, que se encuentra en el fondo, junto a Irán. Italia y España, las naciones europeas más afectadas hoy en día por el coronavirus, superan ampliamente a México en su capacidad sanitaria. Francia, que está mejor que ellas dos, rebasó ayer las cinco mil 300 muertes por el coronavirus. 

López Obrador es visto con una capacidad política limitada. Si alguien lo observa en México de manera cosmética, esta consideración parece fuera de lugar. Pero si se analiza su papel este año, donde fue rebasado por la protesta del desabasto de medicinas, por el movimiento feminista y por su manejo en la crisis del coronavirus, la consideración ya no luce disparatada. Mientras López Obrador ha caído en las últimas encuestas publicadas alrededor de 10%, los gobernadores del norte del país, que reaccionaron primero para frenar el contagio del coronavirus, aumentaron su nivel de aprobación. 

Los gobernadores le han quitado liderazgo, no se sabe si efímero o duradero, pero por el momento lo han rebasado. Varios líderes en el mundo que estaban mal en las encuestas, como el presidente Donald Trump, o el presidente francés, Emmanuel Macron, han repuntado sus niveles de aprobación como resultado del manejo de la crisis del Covid-19. La respuesta negativa que va teniendo López Obrador en forma creciente por parte de la población, muestra que sus márgenes políticos se han venido reduciendo ante lo que ven un mal manejo de la crisis de salud.

En materia económica, México está en mejores condiciones que Argentina, pero detrás de Brasil, Chile, Colombia y Perú, dentro del grupo de los países latinoamericanos. Está menos preparado para enfrentar la crisis que los países africanos que muestra la gráfica –Egipto, Nigeria y Sudáfrica-, y sin acercarse siquiera al potencial que le ven a las naciones europeas más afectadas por el coronavirus hoy en día. Ni siquiera la sociedad comercial con Estados Unidos y Canadá, que están en el bloque de 14 naciones mejor equipadas para salir bien de la crisis, impacta positivamente sobre las posibilidades mexicanas.

La gráfica muestra las consecuencias de lo que ha hecho López Obrador en sus primeros 16 meses de gobierno en materia económica –el decrecimiento-, en el tema de salud, donde sobresale su proclividad a destruir un sistema de salud sin sustituirlo por algo real, y su ineficacia en resolver el tema de la seguridad. El ve una realidad distinta, pero los datos no mienten. Ya veremos el domingo si hay una rectificación, aunque el escepticismo es enorme. Pensar en México como lo hizo este jueves, no convence mas que a su clientela política, insuficiente para darle la vuelta al rumbo que lleva el país.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

Twitter: @rivapa

Compartir