Compartir

Jonathan Nácar

Con una discreta reverencia y el puño en el corazón, Dámaso López Núñez alias El Licenciado anticipó a su compadre, Joaquín El Chapo Guzmán Loera, la bomba que haría estallar en su contra. Las revelaciones: sus hijos ordenaron la muerte del periodista, Javier Valdez; ellos mismos junto con Emma Coronel consiguieron que el capo se fugará en 2015, y sobornaron con dos millones de dólares a un funcionario federal, quien no había sido mencionado, para lograr  una tercera evasión del líder del Cártel del Pacífico.

El testimonio de López Núñez  en el juicio que enfrenta El Chapo Guzmán en la Corte Federal de Brooklyn, en Nueva York, refleja el contexto más actual sobre las operaciones del capo y su familia, al haber mantenido contacto con él hasta antes de su tercera recaptura en enero de 2016.

Sin hacer mención del nombre del funcionario del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención de Readaptación Social (OADPRS) a quien hizo alusión, El Licenciado aseguró que en ese tercer plan de fuga, Emma Coronel desembolsó dos millones de dólares para que el encargado de los penales permitiera que Joaquín Guzmán se volviera a fugar del Altiplano, pero aún con el pago, del cual no precisó si se hizo o no, El Chapo se mantuvo en prisión, fue trasladado al Cefereso de Ciudad Juárez, y el 20 de enero de 2017 lo extraditaron a Estados Unidos.

“Estaba planeando otro escape de túnel con la ayuda de Emma y sus hijos, pero el director de la prisión nunca llegó con la ayuda de trasladarlo de vuelta al Altiplano. Fue mantenido en Ciudad Juárez y extraditado a los Estados Unidos”, señaló López Núñez.

(FILES) In this file photo taken on May 2, 2017 agents of the Criminal Investigation Agency and soldiers of the Mexican army escort senior lieutenant of US jailed drug lord, Joaquin "Chapo" Guzman, Damaso Lopez (C) after arresting him, in Mexico City. - From deputy head of a Mexican federal prison to a close collaborator of Mexican druglord Joaquin "El Chapo" Guzman, Damaso Lopez Nunez told a Brooklyn court on January 22, 2019 how he had worked for Guzman before betraying him. (Photo by STR / AFP)

Dámaso López Nuñez cuando fue arrestado el 2 de mayo de 2017. FOTO: STR / AFP

Soborno infructuoso

Hasta la revelación que el miércoles hizo López Núñez no se había mencionado a Eduardo Guerrero Durán, entonces titular del OADPRS, como parte de las investigaciones de corrupción entorno a El Chapo. El sonorense, Eduardo Guerrero,  quien se desempeñó como Fiscal de Ejecución de Penas de Chihuahua durante la administración del hoy prófugo exgobernador, César Duarte Jáquez, fue nombrado por el entonces secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, como encargado de los penales federales en septiembre de 2015.

Fue el 9 de septiembre de 2015, a dos meses del escape de Guzmán Loera del Altiplano, cuando Guerrero Durán fue nombrado titular del OADPRS en sustitución de Juan Ignacio Hernández Mora, destituido por Osorio Chong tras la fuga del capo.

Sin alguna investigación respecto al haber permitido que Guzmán Loera se comunicara desde el interior del penal cuando se enteró del secuestro de sus hijos en un restaurante en Puerto Vallarta, Jalisco, en agosto de 2016, y a 11 meses de haber asumido el encargo, el 7 de octubre de 2017 a través de un escueto pronunciamiento la Secretaría de Gobernación anunció el cese de Guerrero Durán y en su lugar fue designado José Alberto Rodríguez. Desde noviembre de 2018, Guerrero Durán fue nombrado por el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón El Bronco en Nuevo León como el encargado de los penales en el estado.

La madrugada del  7 de mayo, en un operativo de las Fuerzas Federales, Joaquín El Chapo Guzmán, fue trasladado del Cefereso 1 el Altiplano al Cefereso número 9 de Ciudad Juárez, la Segob explicó que el traslado se debió a distintas obras que se realizan en el Cefereso 1 para reforzar la seguridad del penal. El 20 de enero de 2017 El Chapo fue extraditado hacia territorio estadounidense.

Logística familiar

Desde el banquillo en la corte estadounidense, López Núñez arremetió contra la esposa de su compadre, Emma Coronel, así como contra Iván, Alfredo y Ovidio, hijos del capo, al señalarlos como los artífices de la fuga de Guzmán Loera del penal federal del Altiplano, el 11 de julio de 2015, en la cual reconoció que sí tuvo participación, pero fue mínima.

Reveló que aunque estuvo involucrado en la planificación, quienes habrían llevado a cabo todo para construir el túnel por el que se fugó había sido Emma Coronel y los hijos de El Chapo. En el caso de su esposa fue clave en la emisión de mensajes, la coordinación y el soborno de las autoridades para construir el pasadizo cuyas coordenadas para dar con la celda de Guzmán las habría conseguido tras contrabandear un reloj con GPS.

Los hijos de Guzmán Loera, señaló Dámaso, fueron quienes se encargaron de adquirir los terrenos cercanos a la prisión, pero sobre su construcción señaló que “nunca supe ni siquiera sobre una pala de tierra que se quitó de allí. Sus hijos estaban haciendo eso.

eldato. En mayo de 2017 fue detenido El Licenciado, pero nunca declaró en México contra su exjefe sino hasta llegar a Estados Unidos.

Fue El Chito

Asimismo negó en su declaración ante la corte que él haya planificado la primera evasión de Guzmán Loera del penal de Puente Grande en Jalisco, ocurrida en enero de 2001, como se había dicho, pues debido a que sí logró ser sobornado por el presunto narcotraficante para tener beneficios dentro de la prisión, una investigación del gobierno lo hizo renunciar como encargado de seguridad del penal en septiembre del 2000.

El acercamiento de ambos fue en 1999 cuando el líder del cártel del Pacífico estaba recluido en Puente Grande y  López Núñez era el encargado de seguridad del penal. En su testimonio reconoció que sí le consiguió beneficios como el uso de zapatos, ropa no permitida, usar teléfono celular y recibir visitas clandestinas de su entonces esposa Griselda y de operadores clave del cártel, así como de otras mujeres  a cambio de sobornos; El Chapo a cambio, dijo, le pagó una vez 10 mil dólares, le ayudó a pagar los gastos médicos cuando uno de sus hijos tuvo un accidente, y le compró una casa valuada en 1.5 millones de pesos.

El Licenciado reiteró la versión de que Guzmán Loera logró escapar de Puente Grande, escondido en un carrito de lavandería ante el aviso que unos “amigos en el gobierno federal”, funcionarios federales le informaron a El Chapo Guzmán sobre la intención de extraditarlo hacia Estados Unidos

«Me dijo que la única persona responsable de esa fuga había sido Chito, que estaba empleado en la lavandería. Lo había llevado dentro de un carrito de lavandería que estaba recogiendo ropa sucia y lo transportó al estacionamiento (…) lo puso en el maletero de su coche”, refirió Dámaso López.

Caso Valdez…culpa de chapitos

Haciendo patente el distanciamiento que habían tenido los hijos de Joaquín Guzmán con la estructura que dirigía López Núñez, este señaló a los herederos de El Chapo como los responsables de haber mandado a asesinar al periodista sinaloense Javier Valdez Cárdenas, cofundador del semanario Río Doce de Sinaloa, quien fue acribillado el 15 de mayo de 2017.

Según el testimonio de El Lic., el crimen se cometió luego de que Valdez Cárdenas decidió publicar una entrevista que había logrado tener con el propio Dámaso López, en la que los hijos de El Chapo no eran muy bien vistos, y por haber acatado las amenazas de no publicarla, “cumpliendo con su ética, los hijos de mi compadre, lo mataron”, sostuvo.

Al principio, relató López, su trabajo con el Chapo tras haberse ganado su confianza fue la adquisición de propiedades, con el tiempo aumentaron las responsabilidades al interior de la estructura criminal y cuando Guzmán fue recapturado en 2014, Dámaso se involucró en todas las facetas del negocio del cártel. “Tenía todo tipo de funcionarios federales en su bolsillo”, coordinó envíos de cocaína de Colombia en submarinos”, y el padrino de una de las gemelas del capo se convirtió prácticamente en la mano derecha de El Chapo.

Compartir