Compartir

Redacción ejecentral

A un mes de la explosión en una toma clandestina de un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, Hidalgo, familiares de las víctimas realizaron un rosario en la zona de la tragedia y colocaron cruces con flores y fotografías de sus parientes.

La explosión ocurrida el pasado 18 de enero hasta el momento ha dejado 130 muertos.

Los familiares de las víctimas se tomaron de la mano y comenzaron a rezar nombrando a las víctimas mientras que otros, con ayuda de maquinaria pesada, cubren con tierra la zanja que dejó la explosión.

Compartir