'Chapitos' se deslindan del tráfico de fentanilo

18 de Junio de 2024

‘Chapitos’ se deslindan del tráfico de fentanilo

4-Promo-799-La-carta-inédita-de-los-hijos-del-Chapo

En una insólita carta, los hijos de Joaquín Guzmán aseguran que no son las cabezas del Cártel de Sinaloa

Desde hace tres semanas, las autoridades de Estados Unidos lanzaron una embestida legal en contra de los llamados Chapitos, identificándolos como los más poderosos líderes del Cártel del Pacifico y más importantes productores y traficantes de fentanilo. Ahora, por primera vez, los hijos de Joaquín Guzmán Loera niegan, una a una, las acusaciones.

“No somos la cabeza [del Cártel de Sinaloa] ni estamos interesados en serlo”, es una de las primeras líneas incluidas en la carta en la que no aparecen sus firmas, pero fue avalada por José Refugio Rodríguez, abogado de El Chapo, y enviada al programa de televisión de la periodista Azucena Uresti.

Los llamados Chapitos nunca habían autorizado alguna publicación para desmentir cualquier información, ellos mencionan que habían preferido la prudencia, pero con la conferencia del pasado 14 de abril en la que se dieron a conocer las acusaciones penales en su contra en Estados Unidos dicen los hermanos Guzmán, “ocurrió algo sin precedentes para nosotros, la agencia antidrogas del país más poderoso del mundo, anunció cargos en nuestra contra por importación y venta de fentanilo. La fama de nuestro nombre alcanzó una posición insospechada, nunca hemos trabajado con fentanilo”.

PUEDES LEER: DEA lanza “Chapitos tips” para dar con el paradero de estos capos

Así, los hijos de Joaquín Guzmán, Iván y Jesús, que figuran en la lista de los 10 más buscados por la DEA y por los que se duplicó la recompensa para su captura, de forma inédita iniciaron su defensa. Se dicen víctimas de una campaña de persecución que los ha convertido en el grupo criminal más peligroso del mundo.

“Los Chapitos, jamás hemos producido, maquilado o comercializado fentanilo ni ninguno de sus derivados. Somos víctimas de una persecución y nos convirtieron en chivos expiatorios. Esperamos que este escrito llegue a las personas indicadas”, dice el documento.

DERECHO DE RÉPLICA

Fue la noche del 3 de mayo, cuando se dio a conocer el escrito que el abogado José Refugio Rodríguez envió a la producción de Azucena a las 10, en la que los hijos del capo niegan traficar con fentanilo.

“En Sinaloa sí abundan quienes lo trabajan. Es por eso por lo que hay incautaciones, las cuales tienen nombre y apellido, investiguen. Basta con que manden un solo agente al estado, para que realmente sepan que pasa en Sinaloa. Es fácil saber quiénes realmente son los dueños de todos esos decomisos. Nosotros jamás hemos establecido, a sabiendas, relaciones con personas que trafican fentanilo”, señalan en la misiva.

Aseguran que existe “un sinnúmero de grupos pequeños y grandes que tienen su base de operaciones en el estado o son integrados por personas de Sinaloa y operan en otras partes del país o incluso en otras partes del mundo. Estos grupos operan de manera totalmente independiente a los demás y no nos rinden cuentas a nosotros, ni se las solicitamos”.

Los Chapitos refieren en su carta que grupos independientes usan el nombre de su padre “o en casos más recientes el nombre de nosotros, Los Chapitos, como nos han denominado, para poder trabajar con total impunidad, les hacen creer a sus proveedores y a sus clientes que son nuestros socios o intermediarios para tener una mejor negociación.”, dice el texto.

Y añade: “Nos involucran a nosotros para obtener beneficios sin contar con alguna foto, grabación o video, se basan solo en dichos, no hechos. Es fácil cuando la persona a la que culpas no tiene derecho de réplica”.

Los hijos de El Chapo Guzmán sostienen que la finalidad de esta misiva es que tanto las autoridades y medios de información investiguen quiénes son esos grupos que trafican el fentanilo hacia Estados Unidos:

“No buscamos que el destinatario crea nuestra versión así sin más. Al contrario, queremos que se cuestione nuestra versión. Invitamos a cualquier medio de comunicación o agencia gubernamental nacional o internacional interesada, a investigar a fondo el tema del fentanilo en Sinaloa y en México. ¿Quién lo produce?, ¿Dónde consiguen los precursores?, y ¿cómo lo hacen llegar a la Unión Americana?”.

LOS HEREDEROS

Una de las agencias que ha seguido, desde hace décadas, los pasos del Cártel del Pacífico es la DEA, y fue con su información que se logró la captura de Guzmán Loera y recientemente de su hijo Ovidio Guzmán.

Las investigaciones de esa misma agencia dieron forma a la recientes acusaciones penales en distintas cortes de distrito, y en las que usaron a testigos exmiembros del cártel y agentes encubiertos.

Esas acusaciones, fueron dadas a conocer a detalle por ejecentral, y muestran que Iván Archivaldo Guzmán Salazar, Jesús Alfredo Guzmán Salazar y Ovidio Guzmán López, diseñaron, desde 2014, un nuevo imperio y abrieron nuevas formas de negocio, sometieron a sus enemigos, pactaron nuevas alianzas y, especialmente, construyeron y se cobijaron con un grupo paramilitar de élite.

Así comenzó la incursión de Los Chapitos en los primeros laboratorios de fentanilo en el norte del país. Mostrando su impacto dos años después, pues en 2016 la crisis del uso de ese opioide sintético en el territorio norteamericano comenzó a notarse.

“Las operaciones del grupo criminal no se limitan a México. El Cártel tiene las operaciones internacionales más grandes que cualquier organización narcotraficante, con una red criminal que abarca casi todas las ciudades importantes desde Nueva York hasta Buenos Aires, y presencia en más de 45 países en todo el mundo”, se asegura en la acusación penal contra los hermanos Guzmán.

SIGUE LEYENDO:

La Portada | ‘Los Chapitos’, amos del fentanilo

Te Recomendamos: