Foto: ejecentral

Compartir

María Idalia Gómez y Jonathán Nácar

La Fiscalía General de la República (FGR y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) trabajan en una nueva línea de investigación contra el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, que involucra directamente a los expresidente Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Estas pesquisas están relacionadas con la adquisición del astillero español Hijos de J. Barrales, S.A., que prácticamente estaba en quiebra, lo que provocó un daño a Pemex calculado en 50 millones de euros, por lo que podría configurarse el delito de administración fraudulenta.

›De acuerdo con las primeras pruebas y testimonios que están recabando los investigadores, en 2012 Felipe Calderón recibió la petición del entonces presidente español, Mariano Rajoy, para que México aportara dinero al astillero. El compromiso se inició en los últimos meses de la administración del panista y se concretó directamente con Enrique Peña Nieto. 

En las indagatorias aparecen como señalados por lo menos otros cinco exfuncionarios de primer nivel, revelaron fuentes a este periódico.

Esta información recabada por ejecentral se suma a lo que dio a conocer la tarde de este miércoles el periódico Wall Street Journal (WSJ), en la que sostiene que un funcionario reveló al diario estadounidense que el fiscal Alejandro Gertz Manero tiene evidencia de que la corrupción de Emilio Lozoya en Agronitrogenados y Odebrecht alcanza el nivel más alto, refiriéndose al expresidente Enrique Peña Nieto.

“La extradición y posible confesión de Lozoya son elementos que junto con investigaciones en curso decidirán si el (ex)Presidente es acusado en el futuro”, detalló el WSJ.

De acuerdo con el funcionario judicial que habló con el periódico, llevar a Peña Nieto a tribunales dependerá únicamente de la oficina del fiscal. 

“La oficina del fiscal llevaría cualquier caso contra expresidentes como un ejercicio de autonomía, no como resultado de consultas con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Hay dos mundos, el político y el judicial”, añadió el diario en su nota.

Wall Street Journal también aseguró que el funcionario dijo que Lozoya era protegido en La Zagaleta de Marbella —donde fue detenido—, por “un amigo muy rico”. Y antes de llegar a España, el exdirector de Pemex pasó tiempo en Alemania, Holanda, Italia y Rusia, detalló el funcionario judicial consultado por WSJ. Al momento de su captura, la policía española sostuvo que Lozoya había sido ayudado “por una persona de alto poder adquisitivo y sus conexiones internacionales”.

Foto: Cuartoscuro
Bilateral. Los presidentes de México y España, Felipe Calderón y Mariano Rajoy, junto con el entonces rey de España, Juan Carlos de Borbón (en medio), durante la Cumbre Iberoamericana celebrada en noviembre de 2012.

Los pecados de Lozoya 

Sobornos millonarios de la constructora brasileña Odebrecht, así como de la empresa Altos Hornos de México (AHMSA); la compra irregular y a precios inflados de las empresas Agronitrogenados y Grupo Fertinal que causaron un daño patrimonial para Pemex en más de 193.9 millones de dólares; y la adquisición del astillero español Hijos de J. Barreras, que, al estar en punto de quiebra, causo pérdidas por alrededor de 50 millones de euros para la empresa productiva del Estado, son algunos de las investigaciones que persiguen a Emilio Lozoya Austin. 

Las indagatorias de estos y otros asuntos, que a decir del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto Castillo, están pendientes de judicializarse, son los motivos por los que la Fiscalía General de la República acusa al entonces director general de Pemex (4 de diciembre de 2012-8 de febrero de 2016) durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, por su probable responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita, mejor conocido como lavado de dinero. 

El miércoles 19 de febrero, el titular de la UIF reveló que hasta la fecha la unidad a su cargo mantenía bloqueadas 14 cuentas bancarias de personas físicas y morales vinculadas a Lozoya Austin, presuntamente relacionadas con transferencias ilícitas que habría recibió tanto de la compañía Odebrecht como de AHMSA, que dirigía Alonso Ancira Elizondo, quien en mayo de 2019 fue detenido en España con fines de extradición, acusado de corrupción, lavado de dinero, fraude, entre otros delitos derivados de la venta de la planta de fertilizantes a Pemex. 

De acuerdo con las indagatorias que en México se siguen al exfuncionario peñista, a quien se acusa de haber recibido entre 2012 y 2014 sobornos de la firma brasileña Odebrecht; así como de la compañía Altos Hornos de México por 12.5 millones de dólares, terminaron en cuentas en Suiza que están ligadas presuntamente al exfuncionario y su familia, incluyendo a su madre, hermana y esposa, dinero que de acuerdo a la UIF habría sido invertido en al menos dos lujosas residencias. 

Más pérdidas para Pemex

La compra del Grupo Fertinal, concertada durante la dirección de Emilio Lozoya en Pemex en enero de 2014, significó que la empresa productiva del Estado se endeudara con un crédito bancario de 209.1 millones de dólares para financiar poco más del 50% de las acciones del grupo con la compra de ProAgro y su planta de Coatzacoalcos a AHMSA. 

Sin embargo, al tratarse de instalaciones con más de 14 años sin operar y que según constató la Auditoría Superior de la Federación (ASF) se trataba en un 60% de maquinaria “chatarra” e inservible, provocó una pérdida fiscal a Pemex por 193.9 millones de dólares.

No obstante, con esa supuesta inversión que terminó por convertirse en un descalabro para las finanzas de Petróleos Mexicanos, dos meses antes, en noviembre de 2013 el todavía director de Pemex, Emilio Lozoya, recibió la aprobación del Consejo de Administración para la adquisición del astillero español Hijos de J. Barreras, mejor conocido como Astillero Barreras, que pretendía reactivar la industria naval española, y permitir en el mediano plazo el desarrollo de buques especializados en México, terminó lastre para Pemex, que fue calculado en una pérdida de 50 millones de euros.

Esto debido a que posterior a la transacción,Pemex no se hizo cargo ni supervisó que comenzara la operación el astillero que estaba en punto de declararse en bancarrota, y que a la fecha continúa sin operación en las costas de Vigo, al noroeste de España. 

Todos los que estén involucrados tienen que ser llamados a cuentas, no se va a proteger a nadie y si quedan personas que colaboraron en actos de corrupción en Pemex, no sólo se les va a quitar el cargo, sino se les va a investigarAndrés Manuel López Obrador,  el 14 de febrero de 2020.

El miércoles 12 de febrero, Emilio Loyoza fue detenido por la Policía Nacional española en el lujoso complejo residencial de La Zagaleta, a unos 20 kilómetros de Marbella. 

Compartir