40205051. Mérida.- El sacerdote Alejandro Solalinde Guerra del albergue de migrantes de Oaxaca, durante la conferencia de prensa sobre las actividades a realizar los días 5 y 6 de febrero en la ciudad de Mérida de la Primera Jornada de Promoción y Protección de los Derechos Humanos. NOTIMEX/FOTO/FRANCISCO MARTÍN/FRE/POL/

Compartir

ejecentral

Varias vueltas le dio al mundo la declaración del padre y activista –y administrador de centros de migrantes- Alejandro Solalinde, al asegurar a la agencia rusa Novosti que a los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos los quemaron vivos con diesel y madera. El procurador general, Jesús Murillo Karam dice que lo va a citar a declarar para que aporte la información con la que cuenta, pues es la primer persona que afirma saber qué sucedió la noche del 26 de septiembre. Pero, dicen los que saben, apuesten a que no va a pasar nada. Ni el procurador lo citará a comparecer, ni Solalinde se callará, ni nada pasará. La versión pública será la del activista y el gobierno se tragará sus palabras. El uso legítimo de la ley, agregan los que saben, también anda extraviado.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir