FOTO: CUARTOSCURO

Compartir

Redacción ejecentral

Podría ser el 29 de agosto cuando los militantes de Morena podrían tener nuevo dirigente nacional, así lo estableció la mayoría de integrantes del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido. Todo depende de la respuesta de la Secretaría de Salud (SSa) federal, quien determinará si para esa fecha es factible la realización de la asamblea.


La presidencia y la secretaría general de Morena serían los cargos a fijar dentro de casi dos meses, cuando tendría lugar la asamblea en la que mediante una encuesta se decida quiénes ocuparán ambos cargos. Hay que mencionar que si la SSa lo permite sería el 11 y 12 de julio cuando se realicen las asambleas distritales en la primera y segunda circunscripción, eventos que reunirían cada uno 3 mil 500 militantes.


Para el 29 de agosto se notificarán los resultados de la encuesta, que se llevaría a cabo del 24 al 26; previamente se habría realizado, el 22 y 23, el Consejo Nacional.


Si las autoridades de Salud impiden la realización de estos eventos políticos Alfonso Ramírez Cuéllar se mantendrá como presidente interino.


Yeidckol Polevnsky, secretaria general del CEN, publicó un documento en el que aseveró que los cuatro meses de Ramírez Cuéllar al frente de Morena han sido tiempo perdido, debido a que no se han presentado avances en el proceso de selección interno. El texto está firmado por tres consejeros más del CEN y otros siete que fueron removidos de ese cargo a inicios de año, así como más de 5 mil militantes.


Todos cuestionan el daño a la imagen del partido, la manipulación mediática, la polarización que ha surgido al interior y la reducción de siete puntos en la «intención del voto», en alusión a los consejeros removidos. GA

ES DE INTERÉS:

Compartir