Foto: Filippo MONTEFORTE / AFP

Compartir

Redacción ejecentral

Italia se prepara para reanudar algunas actividades que debieron ser suspendidas a consecuencia de la pandemia por Covid-19 que hasta este momento ha dejado casi 200 mil contagios y más de 26 mil deceso en esta nación.

El gobierno local aseguró que el 4 de mayo los museos, bibliotecas, bares, peluquerías y restaurantes podrán abrir al público; en cambio, los cines serán recintos que podrían ver actividad hasta otoño, por lo cual se ha propuesto realizar funciones al aire libre o implementar autocinemas.

Esta fue una de las actividades más golpeadas por la pandemia y representaba un alto ingreso anual, pues tan solo en 2019 se recaudaron 635 millones de euros y se vendieron 100 millones de entradas.

Se estima que incluso algunos cines cierren y no puedan recuperarse luego de que se levanten todas las restricciones.

Ante ello la Asociación de la Industria Cinematográfica (ANICA) indicó en un comunicado que ante el aplazamiento de la apertura de cine y teatros “debemos imaginar la posibilidad de proyectar películas al aire libre para ayudar a los dueños de salas, distribuidores de cintas y apoyar a un sector al que pertenecen miles de personas”.

En ese sentido, el presidente de ANICA aseveró que ya se trabaja en una propuesta para reactivar la industria y que, al mismo tiempo, respete las medidas de distanciamiento.

Se prevé que esta crisis involucre también al Festival de Cine de Venecia, que es uno de los más importantes del mundo, pese a que los organizadores mantienen las fechas para su realización del 2 al 12 de septiembre.

En torno a este festival, se prevé que habrá menos afluencia de celebridades y directores de cine, y que las conferencias de prensa podrían llevarse a acabo vía remota.

Por su parte los teatros prevén una reapertura muy difícil y lejana, lo que golpeará muy fuerte en sus ingresos. No obstante, se analizan condiciones a implementar para que su reapertura sea benéfica para artistas, público y trabajadores.

El presidente de la Asociación de Fundaciones Lírico-Sinfónicas, Francesco Giambrone ve como probable que en verano el gobierno perita la realización de obras al aire libre, bajo medidas de seguridad explícitas.  CJG

Compartir