Compartir

Jonathan Nácar

Por primera vez en los 120 años de existencia del Premio Nobel de la Paz este 2021 fueron reconocidos dos periodistas: María Ressa, periodista filipina fundadora del portal Rappler y Dmitri Muratov, periodista, editor y presentador del periódico ruso Novaya Gazeta.

Los galardones, coincidieron representantes de organizaciones defensoras de la libertad de expresión representa un mensaje contundente para acabar la criminalización e impunidad contra el ejercicio periodístico en el mundo.

«Es un mensaje poderoso para el mundo y para la libertad de expresión porque son dos periodistas que representan realmente al periodismo valiente, para México nos dice mucho en el sentido de que el periodismo es una de las actividades más importantes para que la sociedad tenga información oportuna, siendo uno de los países más peligrosos para ejercer esta profesión”, señaló Balbina Flores representante de Reporteros sin Fronteras en México.

En ese sentido, la activista resaltó que el reconocimiento el Comité Noruego del Nobel en Oslo otorgó a Ressa y Muratov por “sus esfuerzos para salvaguardar la libertad de expresión”, es un llamado importante para que los gobiernos acaben con la impunidad contra la libertad de expresión, “pero también para aquellos que han perpetrado por muchos años el asesinato y la desaparición de periodistas” que, en el caso mexicano, “aún permanecen en la impunidad”.

Para Leopoldo Maldonado, director para México y Centroamérica de la organización Artículo 19, el Premio Nobel a ambos periodistas “es un claro mensaje de que la prensa no es la enemiga de la democracia, sino que la enemiga es la censura”, pues reconoce al gremio bajo “un contexto de particular animadversión contra la prensa libre critica, independiente y realza la figura del periodismo y de su papel para la construcción de la paz y la democracia”.

Si bien llama la atención la persecución, criminalización y el asesinato que están sufriendo decenas de periodistas a lo largo y ancho del planeta, Maldonado destacó que en el caso de México resulta relevante al tratarse de uno de los países más letales para la prensa, con un promedio de una agresión contra un periodista cada 12 horas y un nivel del 98% de impunidad en los crímenes contra la prensa, de acuerdo con Artículo 19.

“La democracia se construye a través del derecho a la libertad de expresión y a la información y es lo que se está dejando muy claro con este premio Nobel, de que la prensa no es el enemigo a vencer, sobre todo para este gobierno, ante una discursividad sumamente virulenta contra la prensa que viene de las altas esferas del poder, encarnado en la propia figura presidencial y replicada por muchos otros en diferentes gobiernos”.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir