Compartir

Víctor Sánchez Baños

Los del PRD están como Indiana Jones, en busca del centro perdido

Rosario Guerra, 7 de junio de 1997

Tras descubrir que atrás de la desaparición y asesinato de normalistas de Ayotzinapa estaban políticos inmorales de a izquierda ligados a gobierno locales en Guerrero, de inmediato se lanzaron los partidos políticos a través de sus dirigentes  jurar y perjurar que no postularían a delincuentes o mentirosos.

Hablaron de hacerlos pasar por el detector de mentiras, un polígrafo pues; de haberles estudios sicológicos para conocer sus tendencias delictivas y hasta revisar escrupulosamente sus declaraciones patrimoniales, amén de declarar si tenían algún conflicto de intereses.

Estamos a una semana de que se conozcan las listas de los candidatos a diputados federales así como los aspirantes a congresos locales y a alcaldes, así como de los jefes delegacionales del Distrito Federal, en donde los presupuestos son del tamaño que muchos Estados mueren de envidia.

Precisamente a estas alturas del proceso electoral, se conoce que los partidos más indisciplinados, ya que en sus filas se encontraron a asesinos, narcotraficantes y ladrones, fueron los de izquierda, especialmente el PRD de Carlos Navarrete.

Postulan a los lugartenientes de políticos cuestionados como Angel Aguirre, quien ya renunció a ese partido pero impulsa a billetazos a la candidata. Por si fuera poco, envía como aspirante a diputado plurinominal al exdelegado Jesús Valencia de Iztapalapa, quien se vio envuelto de un gran escándalo con “moches” a constructores de la delegación política que más presupuesto ejerce en el país.

Estos políticos insultan la inteligencia de colectivo. Creen que la sociedad no se dará cuenta de lo que hace y lo que prometen. Ese desprecio por el electorado es insultante y podrá generar una respuesta contundente contra la izquierda mercantilista del voto ciudadano.

En los primeros avances de lo que será el proceso electoral, los mexicanos estamos viendo una gran cantidad de anomalías y un “destape” de los políticos que van por el Poder y el Dinero, sin importar escrúpulos. Así lo estamos viendo en las próximas semanas.

PODEROSOS CABALLEROS.- El senador por Sonora Ernesto Gándara, cerró filas con la candidata del PRI a la gubernatura de esa entidad, al publicar en medios impresos de Hermosillo, una carta abierta en donde ofrece su apoyo a la también senadora, pero con licencia, Claudia Pavlovich. Esto, después de una contienda muy cerrada entre am os aspirantes tricolores a la postulación. Como comentó Claudia, Gándara demostró institucionalidad. *** Ya que estamos en el tema de Sonora, resulta que el gobernador Guillermo Padrés, no le quiere entregar 100 millones de pesos al Congreso de ese Estado. Ese dinero es el presupuesto que está destinado constitucionalmente a ese instituto. Claro, esto lleva a que el Congreso local se endeude. La denuncia la presentó el líder de la Comisión Permanente de la entidad, Abraham Montijo Cervantes y, como el clásico, Padrés ni los ve, ni los oye. *** Volkswagen de México está a punto de invertir 1,000 millones de dólares este año en los municipios de Coronango o Cuautlancingo, en el estado de Puebla, entidad gobernada por Rafael Moreno Valle. Esta inversión es para la expansión de su fábrica, lo que será definido en un plazo de seis meses. Andreas Hinrichs, presidente del consejo ejecutivo de Volkswagen mantiene pláticas  con el Ejecutivo Estatal, así como con Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, y de Francisco González Díaz, de ProMéxico, para lograr esa inversión. *** Marcelo Ebrard no tiene ni el respaldo de López Obrador y MORENA, su última salida ante lo que presiente sobre sus traspiés en la Línea 12. No le darán fuero para evitar más escándalos de a izquierda.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA.- A seis años del proyecto que busca minimizar el impacto de los BPCs en México, el PNUD, bajo el liderazgo de María del Carmen Sacasa, y la Semarnat, de Juan José Guerra Abud, lograron la destrucción de más de 932 toneladas de BPCs mediante el apoyo financiero a empresas que posean esos productos. A estas se les da financiamiento desde el 20% hasta el 100% de la destrucción o descontaminación de los equipos, lo que equivale a una inversión de 20.2 millones de pesos por el Proyecto.

Comunícate: vsanchezb@gmail.com

Twitter, Facebook y Printerest: vsanchezbanos

Compartir