Compartir

Manuel Lino / Los Intangibles.com

Ayer se publicó el primer estudio que encuentra una razón por la que niños y jóvenes son menos susceptibles a la infección del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que los adultos.

Desde que se observó que la sobrerreacción del sistema inmunológico es responsable en buena medida de que los pacientes padezcan la infección de SARS-CoV-2 en forma grave con Síndrome de Dificultad Respiratoria Aguda (SDRA), se sospecha que la reacción del sistema inmune infantil y juvenil debe marcar la diferencia para que en la mayoría de los casos la infección ni siquiera presente síntomas.

En el estudio, realizado por científicos de la Facultad de Medicina Albert Einstein, el Hospital de Niños de Montefiore y la Universidad de Yale, participaron 60 pacientes adultos y 65 pacientes pediátricos (menores de 24 años) con Covid-19 y hospitalizados; 20 de los pacientes pediátricos tenían el nuevo Síndrome Inflamatorio Multisistémico.

Los resultados sugieren que “a los niños les va mejor que a los adultos porque su inmunidad innata es más fuerte y los protege contra el SARS-CoV-2”, dijo Betsy Herold, coautora del estudio, en un comunicado.

Herold hace referencia a uno de los dos tipos de inmunidad que tenemos, la innata o humoral, en la cual los linfocitos responden rápidamente a los patógenos invasores de todo tipo. La inmunidad adaptativa o celular, el otro tipo de respuesta, es más lenta y presenta anticuerpos y linfocitos que se dirigen a patógenos, virus u otros microbios, específicos. 

Los investigadores encontraron que una citoquina en particular (llamada IL-17A) puede ser la diferencia clave, ya que estaba en niveles mucho más altos en pacientes pediátricos que en adultos. 

Además, encontraron que tanto los pacientes pediátricos como los adultos producen anticuerpos contra la proteína espiga (S), la que usa el SARS-CoV-2 para infectar a las células, y que neutralizan al virus al impedir que entre a las células. 

De manera contraintuitiva, según los hallazgos, los niveles de anticuerpos neutralizantes que se detectaron en pacientes adultos con Covid-19 que murieron o requirieron ventilación mecánica eran más altos que en los que se recuperaron, y significativamente más altos que los de pacientes pediátricos.

El estudio sugiere que “el plasma convaleciente, que es rico en anticuerpos neutralizantes, puede no ayudar a los adultos que ya han desarrollado signos de SDRA “, dice Herold, y añade que “las terapias que estimulan las respuestas inmunitarias innatas al principio de la enfermedad puede ser especialmente beneficiosas”. 

Compartir