Compartir

Elizabeth Hernández

Las muertes por Covid-19 a nivel internacional se aceleraron desde el 29 de junio, fecha en que el registro global superó los 500 mil fallecimientos; en tres meses esa cifra se duplicó hasta llegar a un millón de vidas perdidas desde el inicio de la pandemia.

El panorama parece empeorar con la llegada de la temporada epidemiológica de invierno al hemisferio norte, lo que podría duplicar el número de víctimas fatales para finales de año.

Mike Ryan, director del programa de emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo que un panorama con 2 millones de fallecimientos por Covid-19 es difícil de imaginar pero no imposible, dadas las circunstancias actuales, especialmente aquellas que tienen que ver con las dificultades que aún separan al mundo de una vacuna efectiva contra el nuevo coronavirus.

El experto señaló que si se toma en cuenta el tiempo que tardó el nuevo coronavirus en ocasionar el primer millón de muertes frente a las posibilidades de obtener una vacuna segura para tratar esta enfermedad, entonces estamos frente a una tarea enorme que requerirá que todas las autoridades globales se involucren y apoyen este proyecto.

Una proyección realizada por el Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de Estados Unidos (IHME) indica que, de continuar con las condiciones actuales, el nuevo coronavirus cobrará la vida de 2 millones 484 mil personas hasta el 31 de diciembre, pero esta cifra se eleva hasta 3 millones 238 mil víctimas si las medidas de higiene y distanciamiento social se relajen durante los meses por venir.

El único escenario sin vacuna en el que el número de fallecimientos queda por debajo de los 2 millones es mediante el uso universal de mascarillas, esto quiere decir que el 95% de las personas que transiten por el espacio público deben portar el cubrebocas todo el tiempo y de manera correcta, ya que de otra forma es poco útil.

Actualmente el IHME estima que sólo el 58% de la población mundial que transita por el espacio público sigue estas recomendaciones, lo que representa 37 puntos por debajo de lo que se recomienda para que esta medida impacte realmente en la transmisión del nuevo coronavirus; este organismo reporta que uso su universal de cubrebocas en México es del 81 por ciento.

La única esperanza para revertir esta situación parece estar depositada en la aprobación de alguna de las 35 vacunas que actualmente se encuentran en fase de experimentación humana; sin embargo, incluso en el escenario más prometedor, el inicio de una fase de inmunización global no podría ser una realidad hasta mediados del siguiente año. 

Compartir