Compartir

ejecentral

Reapareció ante la opinión pública el presidente del PRD, Carlos Navarrete, con un nuevo spin sobre el caso de los narcopolíticos en Guerrero. Dice don Carlos que hay una embestida de la delincuencia organizada en todo el país (si levantó las cejas extrañado, no se preocupe, pues así estamos todos) que el gobierno federal debe enfrentar. Bien don Carlos. Invéntese un bosque para que nos olvidemos del bosque que hoy se llama Guerrero, donde alcaldes como el prófugo de la justicia, José Luis Abarca, presunto responsable del secuestro de 43 normalistas de Ayotzinapa, fueron respaldados por Los Chuchos, la corriente que controla el partido, para que se hiciera del poder, y que alegremente se retrataban con él todos los chuchos, como el propio Navarrete, que abrazado apareció recientemente con Abarca. Entonces, si los narcos empezaron una embestida, es en buena parte por la cobertura política que le hicieron él y sus camaradas en el PRD, al llevarlos a puestos de elección popular.

Compartir