Oscar Moha

El Presidente brasileño Jair Bolsonaro prometió a los grupos cristianos que lo ayudaron a llegar al poder que les permitiría importar y exportar misioneros y predicar el evangelio que los grupos radicales quieren imponer mundialmente, ese que obliga a seguir una moral y buenas costumbres, como las que ellos no siguen, aún en las zonas indígenas más alejadas, pues saben que el “voto originario” podrá ser aprovechado por quien llegue a conquistarlo.

Bolsonaro nombró a Ricardo López Días como dirigente de la gubernamental “Fundación Nacional Indígena de Brasil”, que por cierto en su página institucional menciona que “su trabajo incluye la oposición a Hakani… (película-documental) que promueve la intervención de las autoridades en comunidades tribales”. Hakani es un filme producido por misioneros estadunidenses de la organización “Jóvenes con una Misión”, basada supuestamente en hechos reales que documentan la vida de una niña de la tribu suruwaha quien fue enterrada viva por presentar una discapacidad, como parte de un ritual indígena, y cuya intención era evidenciar los infanticidios que Brasil encubría, bajo el manto de los “usos y costumbres”.

Al respecto, Fiona Watson, activista de la organización “Survival International “, que lucha por los derechos de los pueblos indígenas en el mundo, comenta que las misiones evangélicas “son la mayor amenaza para la supervivencia de los indígenas, ya que están causando un daño enorme porque destruyen las creencias de los nativos, pues llegan a someter a la gente imponiendo un credo a través de dádivas como herramientas o medicinas, que corrompen sus tradiciones”.

Para Manuela Lavinas Picq, periodista de nacionalidad ecuatoriana, la organización “Misión para las Nuevas Tribus de Brasil” (NTMB, por sus siglas en inglés) pretende llevar -además de Biblias- el contagio de COVID-19 a tribus de la Amazonia, como los Korubo, quienes interpusieron una “acción civil pública” para solicitar que se impida el ingreso de los cristianos y que se expulse a los que ya están trabajando en la zona limítrofe con Perú, donde existe la mayor concentración de pueblos indígenas del mundo.

El diario New York Times publicó un artículo firmado por ella sobre cómo esa organización evangélica, cuya sede en Estados Unidos se llama “Ethnos 360”, envía recursos y predicadores de tiempo completo a varias partes del mundo para la “conquista de nuevos pueblos”, pero según los defensores indígenas, esa imposición no sólo es espiritual, sino además política y económica. Es decir, la ideología ultraderechista tiene toda una estrategia con la complicidad de Iglesias conservadoras que pretenden ganar puestos de poder en todo el mundo para imponer su moral.

La estrategia parece consistir, a decir de los periodistas, sociólogos, economistas y antropólogos, en estos pasos: enviar misioneros capacitados (como avanzada) a comunidades indígenas; documentar las costumbres más impactantes que violenten los derechos humanos como la vida, la explotación, la deficiente alimentación, la pobreza y maximizar los casos; presentar documentos, fotos, videos y testimonios recabados en congregaciones de élite en Estados Unidos para que a su vez se compartan a periodistas, legisladores y empresarios, quienes aportarán sus recursos humanos y financieros para apoyar las campañas de colonización en el mundo.

Como ejemplo, la reportera Lavinas Picq afirma que en la década de los 80’s la NTMB llegó a evangelizar a la tribu amazónica Zoé. En menos de 7 años, una cuarta parte de los indígenas murieron a causa de varias enfermedades que propagaron los cristianos, quienes fueron acusados en el 2015 de esclavizar a los Zoé en los campos de cultivo de nueces. Un año antes, Warren Scoty Kennell, misionero de esa misma organización, fue sentenciado a 58 años de prisión por abuso sexual cometido en contra de niñas de la región.

Otro caso: el 6 de junio pasado, en Petén, Guatemala, un indígena llamado Domingo Choc, médico naturista de origen maya, fue quemado vivo por una turba de cristianos de varias denominaciones quienes lo acusaron de haber causado la muerte a una persona mediante “brujería. Choc era colaborador de los grupos de investigación de las Universidades del Valle de Guatemala, de Zuric, de College London y de National Geographic, pero el fanatismo pudo más que el conocimiento y la razón.

Las Iglesias conservadoras que apoyan estas campañas en México, cada día disponen más recursos y capacitan a misioneros para la “conquista” del voto indígena.

PALABRA DE HONOR: La diputada federal del PRI, María Alemán Muñoz Castillo, propuso que el Gobierno regale a alumnos de primaria y secundaria dispositivos y computadoras con acceso a Internet para sus clases en la pandemia. Las bancadas deben sumarse.

Compartir