Compartir

Redacción ejecentral

Muchos meses de tensión y nerviosismo ante la posibilidad de que la PGR pudiera proceder contra él, están a punto de terminar para Emilio Lozoya Austin, el exdirector de Pemex. Sin embargo, esta noticia no es buena para él. Se acabó esa fase porque en la PGR están a punto de concluir el pliego de consignación por presuntos delitos de corrupción durante su gestión al frente de la paraestatal. Dicen los que saben que es inminente esta acción judicial en su contra, derivado de las investigaciones sobre la constructora brasileña Odebrecht y su filial Braskem, involucradas en sobornos tricontinentales. La acusación contra Lozoya Austin, añaden los que saben, es por contratos asignados a Braskem en la refinería Miguel Hidalgo en Tula, de acuerdo con acusaciones directas ante la Fiscalía brasileña que levantaron en su contra ejecutivos del conglomerado que están siendo juzgados. Pero habrá que ver bien cómo arma la consignación la PGR, pues ejecutivos de Braskem en México aseguran que no hubo nada irregular, y el exdirector de Pemex ha dicho que ni ahí, ni en ninguna otra licitación durante su gestión en la empresa, incurrió en una irregularidad, menos aún en una ilegalidad.

Compartir