Compartir

Redacción ejecentral

El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, removió al fiscal general, Raúl Sánchez Jiménez, de su cargo por su corresponsabilidad por el caso de cuerpos de personas no identificadas resguardados en dos tráileres, revelado tres días atrás.

En conferencia de prensa, Sandoval explicó que las investigaciones establecen que 254 cuerpos trasladados no contaban con el registro protocolario de personas no identificadas, por lo que no debieron salir del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (CJFS).

Por su parte, el fiscal de Derechos Humanos, Dante Haro, explicó que la indagatoria permitió establecer que los ex titulares de la FGE y del IJCF, Luis Octavio Cotero, decidieron trasladar los cuerpos a una bodega arrendada por las dependencias ubicada en el municipio de Tlaquepaque, pero que posteriormente fueron trasladadas a un nuevo predio en Tlajomulco, donde quedó varado por las condiciones del piso, tras la lluvia.

 

 

Detalló que Cotero y Sáchez Jiménez acordaron el traslado de manera verbal, sin procesos administrativos, por lo que incurrieron en irregularidades; aunado a que el IJCF incumplió su tarea de custodiar los cuerpos.

Sandoval añadió que no recibió una solicitud formal o informal del IJCF para ampliar las áreas de resguardo de cuerpos y que el instituto omitió, en su presupuesto de egresos, la creación de espacios para inhumar los restos.

El gobierno estatal “tiene la responsabilidad de generar las condiciones necesarias para que los cuerpos de las personas no identificadas o entregadas a sus familias reciban un trato digno. Además, tiene la responsabilidad de garantizar que las instalaciones y los recursos operativos sean suficientes para una adecuada implementación de los protocolos de identificación, notificación y entrega de cuerpos, y la conducción de las investigaciones de carácter penal”, dijo el Consejo Nacional Ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas.RB

Compartir