Compartir

Redacción ejecentral

Captura de pantalla 2016-09-14 a las 10.12.39 p.m.

Juan Carlos Rodríguez, enviado

COATZACOALCOS.- 1. Las dunas. Estamos transitando por el malecón de Coatzacoalcos. Tiene una extensión de 15 kilómetros y es uno de los más largos de América Latina. Estamos a la altura de la colonia Olmeca.

Los montículos de arena que podemos observar a largo del malecón son dunas y están protegidos por las leyes ambientales, ya que son albergue de diversas especies de flora y fauna.

Captura de pantalla 2016-09-14 a las 9.51.07 p.m.

No obstante, como podrán observar, hay zonas donde el terreno ha sido aplanado y en otras hay auténticos cráteres debido al traslado ilegal de arena. Los camiones de volteo que vemos transitar por la avenida costera (foto 1) son los encargados de mover el material.

Recientemente, organizaciones ambientalistas como Movimiento Conciencia realizaron protestas públicas para exigir que se suspenda la devastación de dunas, en algunos casos por desarrollos inmobiliarios y en otros casos por actos gubernamentales, como el Festival de la Salsa, realizado en 2014.

Juan Manuel Quintero, líder de la organización Limbo Ambientalistas Comprometidos, señaló que 80% de las dunas localizadas a lo largo de los 48 kilómetros de zona costera de Coatzacoalcos han sido destruidas, ya sea por efecto del cambio climático y por construcción de inmuebles.

La destrucción de dunas es una situación ridícula, ya que son las primera barreras de protección contra huracanes y oleajes fuertes; si las quitamos nos impactan de lleno, afirmó el ambientalista.

2.

 Parque Tecnológico Puerto México. Ahora estamos transitando por el Parque Tecnológico Puerto México. Tiene una extensión de 120 hectáreas y su dueño es Jesús Macías Yazegey, suegro del gobernador saliente de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, según la escritura número 37137 de la notaría pública número 3 de Coatzacoalcos.

Originalmente este parque formaba parte de la reserva territorial Duport Ostión, propiedad del estado. En la década de los 80 estos terrenos fueron expropiados por el gobierno del presidente José López Portillo para levantar un puerto industrial. Sin embargo, la falta de recursos hizo naufragar el proyecto y la propiedad de los predios quedó en el limbo.

Captura de pantalla 2016-09-14 a las 9.53.25 p.m.

“Dada la anarquía en la tenencia de la tierra, las 120 hectáreas del Parque Tecnológico pasaron a manos de Macías Yazegey tras varias modificaciones al fideicomiso F/401220-9 y una serie de simulaciones jurídicas”, afirma el presidente de la Barra de Abogados de Coatzacoalcos, Horacio Gutiérrez.

Su objetivo original era ofrecer 110 lotes a empresas de la industria ligera no contaminante, comercio y servicios, propicios para áreas de almacenaje y redistribución de productos.

Sin embargo, como podrán observar, sólo seis empresas tienen aquí sus bodegas y 90 por ciento del predio está vacío. Una de las curiosidades de este parque es que, a pesar de que estaba destinado para actividades comerciales e industriales, aquí dentro hay un templo de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días.

3.

 Frutas y Verduras Asépticas de Veracruz. Lo que ven ustedes a su derecha delimitado por una barda color verde es la empresa Frutas y Verduras Asépticas de Veracruz (Fyver). Su dueño es también Jesús Antonio Macías Yazegey, padre de la esposa del actual mandatario estatal. La construcción de la planta inició en 2005, durante el primer año de gobierno del anterior gobernador, Fidel Herrera Beltrán. Desde ese año hasta 2011 se le inyectaron 300 millones de pesos, según refiere la empresa en su sitio de internet.

Sin embargo, la empresa fue embargada desde el año pasado por contar con fuertes adeudos y por demandas laborales debido al incumplimiento con los trabajadores, de acuerdo con el expediente 2090/2009 del Juzgado Cuarto de Primera Instancia.

En el Primer Informe de Gobierno de Herrera Beltrán, se asienta que la empresa recibió, en 2005, 30 millones de pesos “con el fin de construir una planta de procesamiento de productos asépticos en el municipio de Coatzacoalcos, que dará valor agregado a fruta como piña, mango papaya, plátano guanábana para obtener la calidad requerida en los mercados europeos y de Japón”.

Captura de pantalla 2016-09-14 a las 9.56.30 p.m.

Un año después, en 2006, el Segundo Informe de Gobierno señala que del fideicomiso del impuesto sobre nóminas –impuesto que pagan los empresarios del estado para fondear obra pública- se autorizaron 34 millones 48 mil 300 pesos para la “construcción de planta de procesado en aséptico de frutas tropicales”, aunque al final sólo se ejercieron 11 millones 449 mil 700 pesos.

De igual forma, en el Tercer Informe de Gobierno de Fidel Herrera, -quien tuvo a Javier Duarte como subsecretario de Finanzas de 2004 a 2008 y como secretario de Finanzas entre 2008 y 2009- se establece que del impuesto sobre nóminas se destinaron 33 millones 285 mil 500 pesos para “la construcción de planta de procesado en aséptico de frutas tropicales” y otros 7 millones 500 mil pesos para el “apoyo para la adquisición de equipos para el procesamiento de frutas tropicales en asépticos en Coatzacoalcos”.

A decir de Mussio Cárdenas Arellano, analista político de la entidad, existe la sospecha de que la empresa Frutas y Verduras haya sido “autoembargada” con el objetivo de que Macías eluda responsabilidades con sus acreedores bancarios.

El suegro incómodo del gobernador Javier Duarte hizo añicos los 350 millones de pesos que los veracruzanos le inyectamos a su negocio faraónico, vía ‘inversiones’ de la Secretaría de Finanzas durante el gobierno de Fidel Herrera Beltrán. Seis años después, Fyver es un desastre: sin personal, sin materia prima, sin producción , refiere Cárdenas.

Como podrán notar, la planta está temporalmente fuera de servicio. El hombre que vigila la entrada refiere que la maquinaria no se usa desde hace varios meses y que los únicos empleados son él mismo y un velador que cuida las instalaciones durante las noches.

4.

 Hotel Holiday Inn. Ahora nos encaminamos hacia el hotel Holiday Inn, uno de los más exclusivos del puerto. El predio donde está asentado este inmueble ha sido motivo de zafarranchos y protestas públicas debido a que el terreno está en litigio.

Captura de pantalla 2016-09-14 a las 9.57.30 p.m.

El dueño es identificado como Joaquín González Menéndez, pero la empresa Hotelera Duport Ostión se resistió a desalojar y abandonar la obra que tiene una privilegiada vista al mar.

Un fallo del juez decimocuarto de Distrito ordenó en 2013 detener la obra y devolver el predio a su legítimo dueño. Sin embargo, el caso fue llevado hasta el Tribunal Superior de Justicia, cuyos magistrados autorizaron la construcción del hotel. Los abogados de González Menéndez interpusieron un amparo y actualmente están a la espera de una nueva resolución.

5.

 Zona Dorada. Desde el hotel Holiday Inn y hasta el campus de la Universidad Veracruzana se extiende el terreno conocido como Zona Dorada. Se localiza en una de las áreas de mayor plusvalía en Coatzacoalcos.

De acuerdo con escrituras del Registro Público de la Propiedad, el legítimo dueño de esas 10 hectáreas es Inocente Armas, quien compró las tierras a Donato Vidal en  1968. Sin embargo, un nuevo dueño apareció en 2007 y ahora el predio se encuentra en medio de una disputa que ya llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Captura de pantalla 2016-09-14 a las 10.02.37 p.m.

El nombre de la persona que reclama la propiedad del predio es José Antonio González Anaya y es el actual director general de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El argumento del funcionario federal para ostentarse como dueño es que en 1989 compró esas 10 hectáreas a Mario Vidal, hijo de Donato, quien 21 años antes había vendido el terreo a Inocente Armas. Sin embargo, éste último estuvo pagando su impuesto predial desde 1969 y hasta 2008, cuando funcionarios municipales le dijeron que ese terreno tenía otro dueño. Uno de esos empleados era Rafael Anaya, tesorero municipal y tío del director de Pemex.

6.

 Hospital de la primera dama. Se les informa a los pasajeros del autobús que para llegar a la comunidad de Villa Allende, vamos a utilizar un “ferry”, de modo que, si gustan, pueden descender del vehículo para tomar fotos o contemplar el paisaje sobre el río Coatzacoalcos.

Lo que tengo a mis espaldas es el hospital de Villa Allende, localidad rural de este municipio. A principios de 2013, el gobernador Duarte quiso tener un detalle con su esposa y decidió que la clínica-hospital de la localidad llevara el nombre de “Dra. Karime Macías Tubilla”.

Transcurría el tercer año de su mandato. Los escándalos sobre desvío de recursos y compra de departamentos de lujo en Estados Unidos y España aún no estallaban.

Como nativa de Coatzacoalcos y preocupada por los que menos tienen en el estado, Duarte pensó que estaba más que justificado el halago a su mujer.

Sin embargo, a tres años de distancia, el guiño de un esposo enamorado se convirtió en el emblema de la corrupción, pues el centro de salud no cuenta con licencia sanitaria, es decir, no tiene el permiso de las autoridades para brindar servicios de salud.

Captura de pantalla 2016-09-14 a las 10.04.42 p.m.

El mes pasado, los habitantes de Villa Allende se reunieron con el secretario de Salud, Fernando Benítez Obeso, a quien le notificaron que la situación legal del terreno en donde se encuentra la clínica es irregular.

Otro problema es que, el nombre de “hospital” es únicamente de adorno, pues legalmente está registrado como centro de salud, situación que ha ocasionado que se les otorgue un presupuesto menor.

José Facundo Montalvo Burgos, delegado regional de la Comisión Nacional de Emergencias en Villa Allende, uno de los asistentes a la reunión con el secretario de Salud, explicó que entre las peticiones de los habitantes está la autorización para dos médicos de guardia en el área de urgencias.

Una solicitud más es que el personal de vigilancia del hospital permita la salida a las personas que llevan pacientes y que no tiene para pagar la consulta, pues se ha sabido que los guardias cierran la puerta a las personas de escasos recursos.

7.

 Hospital de Alta Especialidad. Ahora estamos en la zona poniente de Coatzacoalcos. Lo que ven ustedes a su derecha es el terreno donde se está comenzando a construir el Hospital de Alta Especialidad, cuya edificación se anunció en 2013, pero, como podrán observar, apenas están en la fase de aplanado del suelo.

En abril pasado, en plena veda por las campañas para la elección de gobernador, fue anunciado el inicio de la construcción del llamado “Hospital de Karime”, en alusión a las gestiones que hizo la primera dama de Veracruz ante el Congreso federal para el desembolso de recursos.

Captura de pantalla 2016-09-14 a las 10.06.18 p.m.

La obra costará mil millones de pesos y será financiada tanto por gobierno federal como estatal. La Federación ya entregó sus 500 millones desde hace dos años al gobierno de Veracruz, pero es poco probable que la obra esté terminada antes de que deje el cargo Javier Duarte.

El proyecto señala que el hospital tendrá 100 camas, por lo menos 10 especialidades, con capacidad para ofrecer el servicio a habitantes de 55 a 60 municipios del sur, entre un millón 600 mil y un millón 800 mil veracruzanos, según informó la Secretaría de Salud local.

El predio donde se pretende levantar el Hospital de Alta Especialidad, cercano a la playa de Coatzacoalcos, tiene una extensión de 3.6 hectáreas.

8.

 Palacio Federal de Justicia. Ahora vamos circulando sobre la avenida Universidad, una de las vialidades más importantes de Coatzacoalcos. Lo que se puede apreciar a su izquierda es el Palacio Federal de Justicia, que fue inaugurado en enero de 2010, cuando Fidel Herrera era gobernador de Veracruz y Javier Duarte su secretario de Finanzas.

Captura de pantalla 2016-09-14 a las 10.10.15 p.m.

Alberga los juzgados de distrito 9, 10 y 14, además de tribunales colegiados. La inauguración corrió a cargo del entonces alcalde Coatzacoalcos, Marcelo Montiel, quien hasta febrero pasado fue delegado de Sedesol, cargo durante el cual fue demandado por desvío de fondos públicos con fines electorales.

Sin embargo, los predios se encuentran en litigio debido a que los verdaderos dueños han decidido romper el silencio para reclamar la propiedad y han emprendido una batalla legal porque no fueron notificados de la expropiación ni fueron indemnizados.

Se trata de los hermanos Torea Fernández, quienes el pasado 13 de junio, mostraron escrituras notariadas de 55 hectáreas de terreno, predios que han sido comercializadas por Antonio Macías.

“Nunca pensamos que hubiera gente tan mal intencionada que se apropiara de un terreno que no le pertenece. No nos explicamos con qué autoridad estos señores vendieron, con qué papeles, si nosotros tenemos escrituras”, ha dicho doña Oralia Torea Fernández.

9.

 Despedida. Con esto concluye nuestro recorrido por las calles de Coatzacoalcos. Les agradecemos su preferencia y les deseamos una feliz estancia. Como dato final les compartimos que el nombre Coatzacoalcos proviene del náhuatl y quiere decir “lugar donde se esconden las culebras”. Fue un placer atenderles.

Nectar

Compartir