Compartir

Redacción ejecentral

El secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría dijo que los vencimientos de la deuda de Pemex ya no son un problema pues se ha refinanciado la deuda, no obstante, la pobreza, la desigualdad y la productividad siguen siendo una carga.

“Es importante reconocer que no solamente se refinanciaron todos los vencimientos de Pemex, sino que además se capitalizó a Pemex con 100 mil millones de pesos, lo cual también es una importante señal”.

Sin embargo, dijo Gurría, la carga impositiva de la empresa ha sido muy alta, a lo que se suma que los recursos del Gobierno mexicano continúan muy “petrolizados”.

“El tema de la deuda sigue, yo siempre digo, aunque parezca un autogol, que a Pemex durante muchos años el Estado mexicano le estuvo cobrando unos impuestos que era un porcentaje muy alto de sus ingresos totales, no de sus utilidades”

Luego de participar en la presentación del estudio Panorama Económico Mundial, el secretario de la OCDE explicó que México no es un país petrolero, sino uno con petróleo, por lo que el Producto Interno Bruto (PIB) debería ser mayor en el sector no petrolero, lo que daría una base fiscal más amplia.

Además, aseguro que, aunque la mezcla mexicana podría tener un buen desempeño ante el conflicto entre Estados Unidos e Irán, México puede depender de sucesos de corto plazo, sino que es necesario implementar políticas internas y tener disciplina fiscal.

“México es un país al que las cosas internacionales le afectan mucho porque es un país muy abierto, porque es un país que está conectado con acuerdos de libre comercio con Japón, Europa, con Estados Unidos, entonces lo que sucede es que cuando hay problemas en el comercio o las inversiones internacionales a México le afecta más”, dijo.

Añadió que hay condiciones para que México alcance tasas de hasta 5 por ciento de crecimiento. Aceptó que las perspectivas de 1.2 son favorables, tras el débil desempeño que tuvo, pero aún es insuficiente.

La OCDE estima que la economía mexicana repuntará gracias a las remesas, a la baja inflación y al alza en el salario mínimo. Todo ello, cree, incrementará el consumo. Detalla que por ahora la inversión es escasa, pero podría repuntar ante el descenso en la tasa de interés. CJG

Compartir