Laura Borbolla

El jueves pasado fue el día de; conocer quienes conformarían el mando de la Guardia Nacional que tanto había anunciado el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Por lo que no hay plazo que no se cumpla y las ascuas se disiparon, pues además de reiterar que estará bajo el mando del Secretario Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

El presidente designó al General de Brigada Diplomado del Estado Mayor en proceso de retiro Luis Rodríguez Bucio y como ente de coordinación operativo de la Guardia Nacional, a un representante de cada componente por parte de la Policía Federal la Dra. Patricia Trujillo Mariel; por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional el General de Brigada Diplomado del Estado Mayor en proceso de retiro Xicoténcatl de Azolohua Núñez Márquez; y de la Secretaría Armada de México el Capitán de Navío por retiro, Contralmirante de Infantería de Marina Diplomado de Estado Mayor Gabriel García Chávez.

A todos ellos, sólo tengo que desearles el mayor de los éxitos, tengo el gusto y honor de conocer a la Dra. Patricia Trujillo quien es una mujer de primera, con convicción y fe en Dios, ella y su trabajo. Al frente de la División Científica de la Policía Federal, he sido testigo directa del compromiso personal y de su equipo, por esclarecer los delitos de alto impacto como la trata y desaparición de personas, por lo que ve a los demás miembros de las fuerzas armadas en retiro y proceso de retiro, aun cuando no tengo el mismo placer de conocerlos personalmente, conozco su trabajo, tanto en la formación de su personal, como en su profesionalismo y manejo de la información, capacidad de utilizar las herramientas de inteligencia y combatir a la delincuencia organizada y común.

Lo que resulta necesario, es poner las cosas en la justa dimensión y lo digo, ya que han sido objeto de crítica, lo cual, hasta cierto punto resultaría normal, sin embargo, estamos queriendo comer caldo de pollo y el gallo apenas está pisando la gallina.

Si bien es cierto, la presentación de los mandos, es anticipada por un par de horas, a que se hayan presentado los tres proyectos de leyes reglamentarias que le darán vida a la Reforma Constitucional en materia de la Guardia Nacional, lo cierto es que, el camino para la conclusión de creación y ejecución de la misma, apenas comienza.

Los perfiles sí importan, ya que dependiendo de quién esté al mando, será la eficacia y desempeño de la corporación, ninguno de los designados es improvisado en el medio de la seguridad, incluso más de uno tiene experiencia probada en el manejo de personal policial, más de uno tiene conocimientos de herramientas de inteligencia que sin ellas hoy por hoy sería casi imposible realizar con certeza investigaciones y operativos para combatir a la delincuencia y por ende disminuir las violencias.

La fórmula de que personal militar, colabore con estas tareas, no es nueva, actualmente existen 8 estados de la república que tienen la Seguridad Pública con mandos militares en activo y/o en retiro y sí nos vamos a la estadística a nivel municipal, es mayor.

De forma, se puede o no cuestionar, sí deben estar  algunos de ellos en proceso de retiro, creo que eso en el fondo sólo nos debe dejar con la tranquilidad y claridad que son una mujer y hombres con experiencia y compromiso con México, el privilegio que el General Rodríguez Bucio ha tenido, siendo el único presidente de la Junta Interamericana de Defensa en los Estados Unidos de América de origen latino en lo que tiene de conformada la misma, habla de la confiabilidad que inspira y del conocimiento de los temas que se necesitan en la materia de Seguridad en todas sus variantes Nacional, Interior y Pública.

El perfil especializado y forjado por muchos años, es de las cosa de forma que hace fondo; deseo que este ejercicio se replique en muchos más ámbitos del ejercicio del gobierno, para avanzar sin curvas de aprendizaje, requerimos de funcionarios con experiencia.

Compartir