Compartir

Jorge Díaz Elizondo

Todas buscan el poder para lo mismo, ninguna se escapa de estar coludida con delincuentes

A estas alturas muchos mexicanos ya vieron y escucharon la explicación en video que la primera dama, Angélica Rivera, ofreció para justificar la posesión de la ahora famosa ‘Casa Blanca’. Inútil sería que le de mi punto de vista sobre todo lo que se ha comentado en contra y los argumentos que se han presentado en defensa, lo importante es lo que piensa Usted.

De Usted depende si esto se detiene ahí o continúa. Si lo quiere ver como un acto de corrupción, conflicto de interés, mentiras infundadas, lo que Usted quiera insisto ¿por qué? porque sólo de Usted depende que esto siga así o cambie. Y no sólo me refiero a los asuntos presidenciales, sino también a los asuntos de quienes están enfrente tratando de aniquilarlo.

Para terminar con el asunto de la lujosa casa de las Lomas, mi comentario es: palo dado ni Dios lo quita.

Y como el gobierno federal no ve lo duro sino lo tupido desde hace tiempo, permanece en el pasmo, cualquier intento de reacción es recibido a palos.

Peña Nieto se fue a la gira internacional arrastrando un descontento pocas veces visto y regresó como con ganas de no hacerlo. Se le esperaba cual esposa enfurecida cuando el marido llega de madrugada tras la juerga con los amigotes. Con el palo de las tortillas en la mano.

Y entonces vino su discurso, con tono de enojo, un poquito amenazante. Dijo que hay actores violentos que pretenden la desestabilización de México, pero que el proyecto de nación sigue firme y no se detendrá.

Cierto que existen fuerzas con ganas de mandar todo al bote de la basura en nuestro país, pero cierto también que hoy por hoy, todas las autoridades en los tres niveles de gobierno, sin distingo de extracción partidista, están marcadas por la opacidad, la corrupción y la impunidad.

Y es que ahí está el problema. El horroroso show que estamos viendo dentro y fuera de nuestras fronteras, nos lleva a la conclusión de que en realidad lo que está pasando aquí es una guerra entre pandillas. Pandillas, sí, pandillas.

Todas buscan el poder para lo mismo, ninguna se escapa de estar coludida con delincuentes. Todas tratan de imponer su verdad, de engañarnos, de tomar el botín y luego volver a burlarse de nosotros.

¿Ve por qué le digo que depende de Usted? No se deje engañar.

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir