Compartir

Redacción ejecentral

Un día después de que Fitch degradó la nota soberana de México, y Moody’s cambió de estable a negativa la perspectiva crediticia del país, Petróleos Mexicanos sufrió las malas notas de ambas calificadoras.

Fitch Ratings bajó la nota de deuda de largo plazo en moneda local y extranjera de Pemex desde «BBB-» a «BB+», es decir, pasó desde un grado de inversión con una calidad crediticia satisfactoria a un grado de especulación con una calidad crediticia cuestionable y un futuro incierto, pero con capacidad actual.


Este mismo jueves, Moody’s modificó la perspectiva de Petróleos Mexicanos (Pemex) de estable a negativa.

Expuso que la inversión de capital planificada por la empresa productiva del estado no será suficiente para lograr la reposición de sus reservas petroleras en 2019 y 2020.

La baja de la BCA a caa1 refleja nuestras expectativas de continuidad del flujo de efectivo libre negativo en PEMEX y de la tendencia de disminución de las reservas probadas, a pesar de los esfuerzos por reducir costos e impulsar las inversiones de capital», dijo en un comunicado.

Este jueves, el analista soberano para México de la agencia Moody’s, Jaime Reusche, indicó que los apoyos del gobierno a Pemex pueden afectar las finanzas públicas, pues es probable que la empresa necesite más recursos, dado que los inversionistas no tienen claridad respecto a si se podrá cumplir con los compromisos.

“Nos preocupa la dirección de las políticas públicas del sector energético, la afectación del balance de Pemex y el costo fiscal que genera.

“No hay mucha claridad de que cómo va a resolver sus deudas financieras”, dijo en conferencia.

El pasado miércoles, Moody’s cambió la perspectiva crediticia para México de «estable» a «negativa», pero confirmó las calificaciones de la emisión de deuda tanto en moneda local, como en moneda extranjera, en A3.

La calificadora indicó que su decisión fue motivada por el debilitamiento del marco de política en dos aspectos clave, con potenciales implicaciones negativas para el crecimiento y la deuda.

Peña dejó posición sólida

Moody’s explicó este jueves que mantuvo su calificación A3, considerado de «grado medio-alto, sujeto a «bajo riesgo crediticio», gracias a la sólida posición fiscal que dejó el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Parte de esto tiene que ver con el muy buen y sólido punto de partida con el que arrancó el gobierno, tenemos una posición fiscal bastante sólida que dejó el gobierno anterior» dijo en teleconferencia Jaime Reusche, informó Milenio.

El analista para México dijo que lo que antes era una fortaleza
para el país, ahora es una debilidad; esto es, la claridad en la dirección de las políticas públicas, que daba certidumbre a las inversiones.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que las agencias calificadoras no toman en cuenta el combate a la corrupción que lleva a cabo su gobierno, en reacción al cambió de la perspectiva crediticia.

«El tema de corrupción siempre ha sido un factor que ha incidido en la calificación» afirmó Reusche. «La corrupción ,las debilidades institucionales, la impunidad, el gran sector informal de la economía, todos esos temas estructurales que han estado dentro del crédito ha limitado mucho la calificación A3 (del país), eso lo habíamos incorporado tiempo atrás».(Con información de expansión y Milenio)EM

ES DE INTERÉS |

Compartir