Compartir

Jonathan Nácar

jonathanjnd@ejecentral.com.mx

Dos testigos del  asesinato del jugador David Mendoza son ubicados por la OFAC, junto con Rafa Márquez, Julión Álvarez y un exedil del PRD, como lavadores de dinero.

La noche del 1 de noviembre de 2008, el exfutbolista David Magic Mendoza fue asesinado de tres disparos. Iba al volante de la camioneta en que la que viajaba con otras cuatro personas después de asistir a un partido en el estadio Tres de Marzo de Zapopan, Jalisco. A bordo iba el también exjugador Miguel Zepeda, y tres hombres identificados como Omar Caro Urias, Raúl Flores Castro y Víctor Manuel Carranza Zepeda. Todos ellos resultaron ilesos. El crimen nunca se aclaró.

Nueve años después, este 9 de agosto, ese crimen cobra otro sentido. Dos de los que fueron testigos del asesinato de El Magic fueron identificados por la Oficina de Control de Bienes de Extranjeros (OFAC) de Estados Unidos como presuntos lavadores de dinero del grupo de la familia Hernández, que dirige Raúl Flores Hernández El Tío, aliado primero de los hermanos Beltrán Leyva, y después de los cárteles del Pacífico y Jalisco Nueva Generación.

Omar Caro Urias y Víctor Manuel Carranza Zepeda forman parte de la lista de 21 mexicanos, donde también se incluye el futbolista, Rafael Márquez y el cantautor Julión Álvarez; así como Felipe Flores Gómez, regidor de Autlán, Jalisco, que fueron incluidos en la lista del Departamento del Tesoro de Estados Unidos como testaferros al servicio de El Tío, quien desde la década de los 80 ha operado su organización conocida como Los Fuentes, a través del tráfico y venta de drogas en al menos cinco estados de Estados Unidos, y el lavado de dinero a través de empresas en las que aparecen familiares y prestanombres en al menos 42 empresas.

En México, la red de prestanombres que habría utilizado Flores Hernández, quien es considerado por las autoridades estadunidenses en el mismo nivel de relevancia que El Chapo Guzmán, Nemesio Oseguera El Mencho o Los Cuinis.

RAFA-PAQUETE_ok

En 2009, la PGR logró decomisar tres propiedades a Flores Hernández; para este año la acusación de la OFAC incluye los mismos domicilios y otros tres en diversos estados.

De acuerdo con esta lista, se trata de abogados, comerciantes, empresarios restauranteros y políticos especialmente de Jalisco. En el caso particular de Rafa Márquez, la OFAC reconoció que su relación con el capo podría remontarse desde hace 20 años, y podría ser considerado un prestanombres importante para Flores. Son ocho las empresas y una fundación, que las autoridades estadunidenses vinculan con lavado de dinero.

Respecto a la vinculación del capo con el cantautor chiapaneco, Julio César Álvarez Montelongo, conocido artísticamente como Julión Álvarez, autoridades de la OFAC reconocieron que se trata, al igual que en el caso de Rafael Márquez, de “una relación de muchos años y tenemos muchos datos sobre su relación como prestanombres o testaferros” de ambas personalidades. En su caso se le relaciona con tres de sus empresas de espectáculos.

En territorio estadunidense, de acuerdo a las acusaciones de las que tiene copia ejecentral, El Tío enfrenta denuncias penales por los delitos de tráfico de cocaína y lavado de dinero. Mientras que en México se le señala por los ilícitos de delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y posesión de arma de fuego y cartuchos de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas. El primer caso contra Flores Hernández data en Estados Unidos en 2001, después fueron acusados sus hermanos en 2005 en Chicago, quienes se convirtieron en testigos protegidos. Desde marzo de 2017 se hicieron nuevas acusaciones federales por narcotráfico, una en Distrito de Columbia, Washington y otra en el Distrito Sur de California, en San Diego.

Poder en la cancha

Los Fuentes aparecen en investigaciones en Estados Unidos desde hace más de 15 años, pero hace cuatro años se abrió un expediente en el Departamento del Tesoro y fue así que se identificaron las 42 empresas y los socios de los que se valió Flores Hernández en la última década para el lavado de dinero. Abarca compañías en el ramo de la salud, restauranteras, hoteles, gasolinerías, del sector turístico, la industria musical, recreación y deporte. Y dentro de esa gama el futbol mexicano ha sido uno de los escalafones utilizados para la operación de su organización.

Entre esas compañías consideradas clave, las autoridades identificaron al Club Deportivo Morumbi A.C, el cual operaba como razón social del equipo Guerreros Autlán, quienes lograron figurar en la Segunda y Tercera división del futbol mexicano. Como presidente del conjunto deportivo, registrado ante la Federación Mexicana de Futbol, Flores Hernández, se coronó como campeón de Tercera División y subcampeón de Segunda.

Futbol y Corazón A.C, la Fundación Rafa Márquez, propiedad del astro deportivo es otra de las empresas que figura en la lista de la OFAC, donde también se incluyen el Gran Casino en Guadalajara, Jalisco; Camelias Bar, S.A. de C.V. y Nocturnum Inc, S. de R.L. de C.V., que han dirigido populares bares y restaurantes en Guadalajara; un centro de rehabilitación deportiva, Prosport & Salud Imagen, S.A. de C.V.; y una empresa de producción musical, Noryban Producns, S.A. de C.V. Además de Jalisco, varias entidades (empresas) operan con sucursales otros estados, como Michoacán y Coahuila.

marquez-slim

Vínculos

De acuerdo a unan revisión de los 21 señalados en la lista para congelar sus bienes y operaciones financieras en Estados Unidos, ejecentral identificó que entre ellos se ubica a uno de los integrantes de la Promotora Cultural y Deportiva Morumbi en Autlán, Jalisco, el experredista, Felipe Flores Gómez, quien en octubre de 2015 tomó protesta como regidor de dicho ayuntamiento para el periodo 2015-2018. A inicios de abril de este año, Flores Gómez renunció a la representación del PRD en el cabildo y se autodeclaró “regidor independiente”.

Manuel Carranza Zepeda, testigo del homicidio del futbolista David Mendoza en 2008, cuenta con un historial delictivo, luego de que en diciembre de 2012 fue detenido junto con su primo, Raúl Humberto Prado Carranza, ligados con al menos tres robos a casa habitación, y en cuyo último atraco habrían conseguido hurtar más de dos millones de pesos en dinero y alhajas en Zapopan, Jalisco.

Otro de los indicados por la OFAC como poseedores o encargados de una serie de empresas mexicanas dentro de la red de negocios de la organización criminal de Flores, es el abogado Mario Alberto Fernández Santana, quien en su haber se desempeñó como representante legal del empresario Javier Torres Gómez, quien ha sido acusado y procesado de fraude por más de 20 millones de pesos.

En 2013, el excomisionado de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb, aseguró que Raúl Flores Hernández había sido detenido ese mismo año.

Autoridades de la PGR informaron que El Tío fue capturado el 20 de julio de este año en Zapopan, Jalisco y recluido en el reclusorio Sur de la CDMX, donde mantiene su proceso de extradición hacia
Estados Unidos.

Compartir