FOTO: Especial

Compartir

Redacción ejecentral

Los Cabos, en Baja California Sur, uno de los destinos turísticos premium en México, es también la ciudad más violenta del mundo, según organizaciones civiles. De acuerdo con el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, durante 2017 en el puerto se registró la tasa más alta de homicidios dolosos en el mundo, con 111.3 asesinados por cada 100 mil habitantes y 365 muertes violentas en total en 2017.

Más allá, el presidente del Consejo, José Antonio Ortega Sánchez, confió a la cadena BBC que «en 2016 hubo 61 homicidios, lo que supone un crecimiento explosivo de más del 500%«.

Los Cabos, según la clasificación de las urbes más violentas del mundo elaborado por la organización civil y hecha pública esta semana, está por encima de lugares como Caracas, Venezuela, o San Pedro Sula, Honduras. Ambas, con un alto índice de inseguridad y que en otros años ocuparon el primer sitio del ranking.

«Reacomodo» de cárteles

Los Cabos padece una ola de violencia inaudita en su historia.

Detrás de la violencia existe un «reacomodo» de cárteles del narcotráfico que disputan el mercado local, dijo a BBC Mundo, Martín Barrón, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe). Anuncia que, durante décadas en la península de Baja California donde se encuentra el puerto, el narcotráfico lo dominó el Cártel de Tijuana.

La segunda recaptura de El Chapo Guzmán, en 2016, colocó su hombre de confianza, Dámaso López Núñez, alias El Licenciado, para quedarse con la plaza de Baja California Sur. Se presume que se acercó al Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), actualmente considerado el grupo delictivo más violento del país.

El Licenciado fue capturado en mayo de 2017, y su hijo, El Mini Lic, se entregó al gobierno de Estados Unidos en julio de ese año. Pero se mantuvo la disputa de Los Cabos. El Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) se enfrentó con los grupos locales vinculados a los Cárteles de Sinaloa y de Tijuana que controlaban el tráfico en la zona.

Barrón explica la violencia de Los Cabos por la amplitud de las batallas de CJNG, que «disputa la plaza no sólo a Sinaloa sino a la familia Arellano Félix», que controlaba el mercado de drogas en la península.

Cualquier intrusión por parte de otro cartel provoca violencia», afirma Barrón, lo que ocurre actualmente en el balneario. «Lo que vemos es un reacomodo de las organizaciones delictivas. No hay otra forma de explicarlo», añade.

El presidente del Consejo Ciudadano sigue esta hipótesis: «Hay un pleito por la plaza. Allí venden droga y eso hace que suban los homicidios».

La controversia

Paradójicamente durante 2017, periodo en el que se evaluó el número de homicidios para hacer el listado de las ciudades más violentas del mundo, Los Cabos recibió más de tres millones de turistas, según el Ayuntamiento. Es una de las cifras más altas de la historia reciente, pese a que ese mismo año el gobierno de Estados Unidos emitió una alerta para que sus ciudadanos evitaran viajar a este destino.

Pero la metodología del ranking fue cuestionada por Rodrigo Esponda, director del Fideicomiso de Promoción Turística de Los Cabos con varios argumentos, como no incluir ciudades en situación de guerra, por ejemplo.

Un estudio que considera que Baltimore o Nueva Orleans son ciudades más peligrosas que Alepo o San Pedro Sula definitivamente no es serio», insistió.

La controversia no es nueva en México donde existen varias estadísticas, a veces contradictorias, sobre el número de homicidios.

Hasta ahora, recuerda Martín Barrón, no queda claro el número de asesinatos vinculados al narcotráfico ni cuántos de esos crímenes son resueltos. El investigador insiste en la relevancia de estos datos para conocer la dimensión real de la violencia en Los Cabos o cualquier otra ciudad mexicana.  (Con información de BBC) FR/EC

Compartir