Compartir

Redacción ejecentral

En agosto, dicen los que saben, se podrá saber si el PRI es capaz de sobrevivir o pasar a mejor vida. En ese mes se definirán los nuevos liderazgos que, hoy en día, parecen inexistentes. Pero, agregan los que saben, los líderes reales y formales del partido, están llegando a un consenso de cuál puede y debe ser la fórmula del rescate. Se trata de José Narro, quien figuraría como presidente del partido, donde Ivonne Ortega, sería la secretaria general. Doña Ivonne es una operadora política de experiencia que ya ocupó ese cargo y mostró autonomía con el entonces presidente Enrique Peña Nieto, cuando él lo era todo. Don Pepe Narro podría generar el consenso y lograr que las diferentes fuerzas políticas en el atomizado partido puedan sumarse detrás de él para darse la oportunidad de renacer.

Compartir