Alejandro Alemán

Alejandro Alemán

@elsalonrojo

Una película sumamente boba, pero con buenas intenciones. Eso es 3 Idiotas, la nueva cinta de la poderosa productora y, a veces actriz, Martha Higareda quien, siguió la fórmula de su exitosa No Manches Frida (México, 2016), vuelve a adaptar un éxito taquillero -de la India- esperando emular las millonarias ganancias que consiguió en Asia y otros continentes.

 
Los 3 Idiotas del título son tres adolescentes, Felipe, Beto y Pancho, de distintos estratos sociales y quienes llegan a la universidad (ni más ni menos que el Tec de Monterrey) a estudiar ingeniería aunque en realidad están ahí para no decepcionar a sus padres. Del trío, Pancho (Alfonso Dosal) es el único que acude porque quiere aprender.
Se trata, en cierta forma, de la contraparte a la ya mencionada No Manches Frida.
Ambos filmes emulan el género de las frat movies, pero mientras en la primera los alumnos cambiaban gracias a un profesor no convencional, en esta es el alumno, Pancho (cuyos diálogos parecen salidos de algún manual de autoayuda), el que hará cambiar al estricto director del Tec, cuya disciplina y exigencias (sólo te puedes graduar si haces “un invento”) le quita el gozo al proceso de aprendizaje.
En el imaginario colectivo de la mayoría de las cintas de Higareda, las clases sociales siempre están enfrentadas, el rico quiere casarse con el pobre como única vía para progresar y tener una mejor vida.
El discurso de 3 Idiotas parece opuesto: estudiar es la única vía de progreso personal, pero todo va revestido de un tamiz motivacional que, más que una cinta, parece un panfleto del club de los optimistas con ciertos guiños a la cultura emprendedora tan en boga hoy día, pero que al final no es sino palabrería extraída de un gurú motivacional: “si realmente lo quieres, lo puedes lograr”.

 
El humor de la cinta, tonto y pueril, se compone de una serie de chistes que incluyen comedia física, escatología y persecuciones. Lo peor es el dibujo tan rudimentario que hacen de la universidad, cual si se tratara de la primaria de Bart Simpson (con todo y director bobo), así como una noción de la ciencia tan cercana a la charlatanería new age.

 
Increíble que el Tec se haya prestado a este nuevo -aunque seguramente exitoso- desaguisado de la señorita Higareda.

Ingeniero, locutor y crítico de cine con más de 10 años de experiencia profesional.

Compartir